Diversidad funcional o la autogestión individual de nuestras vidas.

24 enero 2010

Nuestras vidas en manos de un puñado de “sinconciencias”

Filed under: Salud Pública — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 12:15

El Jefe de Salud del Consejo de Europa

denuncia a las Farmacéuticas y a la

falsa pandemia

inSurGente.- Las palabras del especialista y parlamentario alemán Wolfgang Wodarg fueron tan claras que cayeron como un baldazo de agua fría. Acusó a la Organización Mundial de la Salud por haber alterado la definición de pandemia en beneficio de las corporaciones de la salud (Big Pharma). Esto generó una sesión especial que se llevará a cabo el próximo mes.

La Subcomisión de Salud del Consejo de Europa, presidida por el doctor Wolfgang Wodarg, ha aprobado por unanimidad una propuesta de resolución contraria a la vacunación masiva de la gripe A/H1N1, en la cual denuncia haberse “expuesto innecesariamente a millones de personas sanas al riesgo de vacunas con ensayos insuficientes y efectos secundarios desconocidos”, e insta la creación inmediata de una comisión de encuesta.
Los Estados Parte del Estatuto de la Corte Penal Internacional, expresaron su voluntad inequívoca de combatir la impunidad de los crímenes más graves y prevenirlos, inclusive el de lesa humanidad por comisión múltiple, generalizada y sistemática de actos que atenten gravemente a la integridad física o la salud de una población civil, de conformidad con la política de un Estado o de una organización, o para promover esa política, y con conocimiento de dichos actos. Es deber de todo Estado ejercer la jurisdicción penal contra los responsables de crímenes internacionales, recuerda el Estatuto.

En Francia, el escándalo de la vacunación antigripe ha llevado a ciudadanos y entidades a requerir judicialmente a la Ministra de Sanidad Roselyne Bachelot ponerle término, al tiempo que presentan cargos por los delitos de intento de administración de substancias perjudiciales para la salud capaces de producir la muerte, y mantener en peligro a la persona. No otras razones aconsejan que Trinidad Jiménez García-Herrera —cabeza del Consejo sectorial de la Unión durante la presidencia española—, finalice la campaña vacunal en curso, asuma la responsabilidad política y, por el bien de todos, dimita.

Investigar aquellos hechos prima facie constitutivos de delito en que aparezca implicada la Ministra, corresponde a la Sala Segunda del Tribunal Supremo, máxima instancia penal entre cuyos ilustres Magistrados se contó su padre, José Jiménez Villarejo. Por contra, si el Reino de España no estuviera dispuesto a actuar, entraría en juego la competencia de la Corte Penal Internacional.

Fuente: http://poderjudicial.wordpress.com/

Anuncios

14 enero 2010

Si en Francia son unos impresentables en España no son menos.

Filed under: Salud Pública — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 13:43

En Francia comienzan a reconocer que la vacunación masiva contra la llamada Gripe A fue un error

InSurGente.- No sé si habéis visto las noticias de France 3 del día 11 de enero de 2010 a las 19h.45m. aproximadamente…

Hablaban de la marcha atrás de los grandes especialistas que aconsejaron al presidente sobre la pandemia y que ahora presentan sus excusas. Primero ha salido el Dr. Bruno Lina (virólogo) diciendo lisa y llanamente que se han equivocado. Habían previsto 30% de infectados por el N1H1 y 30.000 muertos y se han pasado cinco pueblos.

Después ha salido el Dr. François Bricaire diciendo que nadie prestó atención a las voces disidentes y que, quizás, habían cometido un pequeño error.

Finalmente ha salido el Dr. Patrick Breche (consejero del presidente) diciendo que estaba contento por haberse equivocado, pero ahora estaba preocupado porque nos llega otra pandemia y que la vacuna aún es actualidad. ¡Manda huevos! 

Y a todo ello han dicho que el estado ha comprado 44.000.000 de dosis de vacuna.

¿Entendéis ahora la insistencia de todos los que nos hemos dedicado a inundar la red en contra de la vacunación? Los que estábamos convencidos de que era una tomadura de pelo no íbamos tan desencaminados.

Felicitemos a los franceses, el primer país que es capaz de aceptar el error y pedir disculpas! ¿Habrá alguno más que acepte el error y pida disculpas?

Albert Salvadó
www.albertsalvado.com

31 diciembre 2009

Más verdades sobre el tema de la vacuna de la Gripe A.

Filed under: Información, Salud Pública — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 13:23

 

Hola amigos.

Hemos visto que en este hilo estais debatiendo la verdad sobre el tema de la vacuna de la Gripe A. Es

importante mostrar a la población los datos que los grandes medios de comunicación omiten.

En nuestro pasado Congreso de Ciencia y Espiritu del 22 de Noviembre en Barcelona, tuvimos la oportunidad de tener a Sor Teresa Forcades que nos dió datos nuevos sobre las irregularidades de la vacuna.

Estos datos quedaron grabados en un video que acabamos de editar y subir a Internet para su visualizado gratuito.

Nuestra filosofia e interés es difundir al máximo esta información, por lo que os adjuntamos los

links para que podáis verlo:

Lo podeis encontrar aqui:

http://www.vimeo.com/7936478 parte 1 charla
http://www.vimeo.com/7927111 parte 2 preguntas

Un saludo
www.cienciayespiritu.com

Procedencia de la información:  "La hermana Teresa Forcades i Vila, la conocida com…":

 

Teresa Forcades charla gripe A en Ciencia y Espíritu II, 22 nov 2009 parte 2 from LaCajaDePandora on Vimeo.

19 diciembre 2009

Entre el copago por la sanidad y el copago por la dependencia, algunos tendremos como solución el suicidio o la eutanasia.

Filed under: Artículos de opinión, Derechos humanos., Salud Pública — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 14:20

El copago sanitario y farmacéutico avanza.

Un artículo de Ángeles Maestro

InSurGente.

"En los últimos meses asistimos a una intensificación del rumor sordo de declaraciones a favor de introducir el copago por el uso de servicios sanitarios y el copago farmacéutico. Haciendo valer el dicho “al revés te lo digo para que me entiendas”, tras la aprobación por el Congreso de los Diputados en marzo pasado de una propuesta por la cual se rechazaba el copago en esta legislatura, se han multiplicado los informes de “expertos” y las declaraciones de personajes representantes de diferentes sectores a favor del copago".
Antes que nada es preciso aclarar el término “copago” que, al igual que ocurre con todo lo relacionado con la privatización de la sanidad, responde al objetivo de introducir confusión y enmascarar todo lo posible la verdadera naturaleza del hecho que define. Si se habla de “introducir el copago por parte del usuario” de servicios sanitarios y medicamentos, se deduce que hasta ahora el usuario no pagaba. La falsedad es evidente: el presupuesto de sanidad que se transfiere desde el Estado a las CC.AA. se financia con los impuestos – que salen casi en su totalidad de los bolsillos de los trabajadores
[1] – y con las cotizaciones a la Seguridad Social, con las que ocurre otro tanto, que pronto se corregirá y aumentará con la nueva contrarreforma laboral que nos deparará el “diálogo social”.
Lo que se pretende introducir es que los usuarios de la sanidad pública, en su inmensa mayoría trabajadores y trabajadoras, en activo o jubilados, paguemos además un ticket moderador por acceder a la consulta de atención primaria, al especialista, a las urgencias, pagar las comidas mientras estemos ingresados, un canon por las ambulancias  y, sobre todo, que se elimine la gratuidad de los medicamentos para pensionistas, haciéndoles pagar un 10% de su precio. La gama de propuestas no se agota ahí; se habla también de establecer una “prima única para mayores de 65 años (o antes)”, establecer una lista de prestaciones básicas gratuitas, y pagar una póliza para poder acceder a las restantes (como en EE.UU.), ..etc.

La Brunete mediática del copago

El buque insignia está integrado por la Consejera de Sanidad del tripartito  de Cataluña (PSC, ERC e ICV), el Consejero de Asturias (PSOE) y los de Madrid y País Valenciá (PP); a ellos se sumó el PNV cuando gobernaba en la Comunidad Autónoma Vasca[2]. Solamente la variada composición política de los Consejeros proponentes es suficiente para indicar el calado de la propuesta.
Los cuatro se prodigan en declaraciones que reproducen ampliamente los medios de comunicación y que sirven de base a informes de “expertos”, que a su vez dan lugar a nuevas noticias.
Sólo en las últimas semanas algunos titulares han sido los siguientes:
– 26 de octubre: “El Mº de Sanidad presenta un informe que pide el copago pero no lo defiende. Propone que los pensionistas también paguen los fármacos”. El informe es presentado por el Secretario General del Ministerio y los expertos designados por el propio Ministerio pertenecen en su mayor parte a fundaciones y consultoras privadas, entre ellas FEDEA
[3].
– 13 de noviembre. “La CEMS (confederación de sindicatos médicos)
defiende el copago[4].

– 16 de noviembre. “Expertos desempolvan el ticket moderador. El SNS tendrá un déficit de más de 50.000 euros en 2020”. Informe elaborado por FEDEA y por McKinsey&Company[5] [6]

– 17 de noviembre. “La Convención Nacional del PP debate el copago sanitario[7]

– 24 de noviembre. “Nueve autonomías no tendrán para pagar las recetas. Sanidad está en contra del copago”[8]

– 30 de noviembre. “Salgado pide "prudencia" a la hora de plantear el copago en el SNS”[9]

– 12 de diciembre. “El Partido Socialista de Cataluña asume que los pacientes deberán pagar parte de los servicios sanitarios”. Aunque la Consejera cortó el debate “para evitar costes electorales”, anunció que la propuesta de programa electoral “rompe con el modelo actual de servicios gratuitos y en el que sólo se paga una parte de los medicamentos”[10]
Esta profusa referencia documental, referida sólo al último mes, tiene por objeto neutralizar el mayor enemigo de la imprescindible respuesta popular, especialmente de jubilados, pensionistas y enfermos crónicos: la ignorancia y/o la acusación de falta de credibilidad hacia artículos como éste por parte de sectores interesados en ocultar la trascendencia de la medida.

Aprender del precedente del Informe Abril Martorell

La prudencia con que se apuntan las medidas de copago o de ticket moderador tienen que ver con la conciencia de se está tratando con un material humano altamente sensible: los pobres, los enfermos y, sobre todo, los pensionistas.
El Informe que aprobó hacer el Congreso con los votos de CDS  y PSOE en 1991 y encargado por el Gobierno de Felipe González al banquero franquista Abril Martorell, que debía ser la “hoja de ruta” de la privatización de la sanidad, acabó siendo demonizado por todos ante la respuesta sindical (amenaza de huelga general) que suscitaron sus recomendaciones, sobre todo las referidas al copago sanitario y farmacéutico. Como puede verse, 18 años después, las intenciones no han variado:
– Introducir el principio de participación del usuario en el coste de las prestaciones, incluidas las básicas. La Comisión percibe este principio, más que como una fuente adicional de financiación, como raíz de responsabilidad y base de facturación.
– Extender la participación en el coste de los fármacos a la población actualmente exenta (pensionistas) y estudiar la posibilidad de sustituir la exención actual por el pago con reembolso a posteriori.

Los argumentos, con algún toque de “modernidad”, como cuando hablan de sostenibilidad del sistema, de dejar aparcada la ideología para buscar el interés general, de lo injusto de que pensionistas con rentas altas obtengan medicamentos gratis, del mal uso de los servicios sanitarios, del aumento desmesurado del gasto sanitario, de los incrementos permanentes de la factura farmacéutica,.. etc, tampoco son muy diferentes.
Lo que ocultan es que imponer el pago directo por los servicios y eliminar la gratuidad de los medicamentos para  pensionistas constituye la llave de oro del negocio de la privatización. Aunque la gran mayoría hable del aumento “insostenible” de la factura sanitaria y aproveche la crisis económica para enfatizar el argumento, en publicaciones restringidas se habla de que no es la búsqueda de fondos adicionales – de los que buena parte se iría en burocracia recaudatoria – el objetivo principal. Los que hablan del “imparable” aumento del gasto nada dicen de que este se haya disparado precisamente por las medidas privatizadoras y, sobre todo, en las CC.AA. en las que el proceso de privatización está más avanzado, y que la insuficiencia de recursos y la correspondiente masificación en atención primaria determine incrementos no justificados de la factura farmacéutica.
Las verdaderas razones, inconfesables, van por otros derroteros. En un sector como el sanitario en el que el 15% de la población (enfermos crónicos, personas mayores y pobres en los que es muy difícil diferencia lo social de los sanitario) consume más del 80% de los recursos, la gallina de los huevos de oro es “disuadir económicamente” de su utilización a los sectores de población que más necesidades tienen, que más recursos consumen y a los que pagar 2 euros por consulta o el 10% de los medicamentos retrae de su utilización.
Las consecuencias de esta brutal selección de pacientes en función de su rentabilidad se ocultan por parte de sus impulsores, pero no se ignoran. Estudios realizados en otros países dan cuenta de los graves perjuicios que se ocasiona a la salud, precisamente de grupos que con criterios elementales de salud pública deberían ser, por el contrario, priorizados.
Aunque su estudio supera las posibilidades de espacio de este artículo y deberá ser acometido sin tardanza, señalo algunas de ellas:
-      Retraso en el diagnóstico de enfermedades, por el abandono de consultas preventivas.
-      Agravamiento de las patologías crónicas cuyo control periódico se abandona.
-      Incremento en la hospitalización y en el uso de urgencias, con el consiguiente incremento del gasto sanitario.
-      Abandono del uso de medicamentos, incluidos los esenciales.
-      Degradación de las prestaciones “básicas” incluidas en la póliza pública, que se convertiría en beneficencia para pobres.
-      Deterioro de la salud de los sectores de la población con menos recursos.

El largo etcétera que hay que añadir constituye el drama diario al que se tienen que enfrentar los casi 5 millones de parados y al que habrá que añadir el escándalo del copago que afectará sobre todo a los mayores.
Habrá quien crea que no se van a atrever en función del coste electoral que tal medida conllevaría, sobre todo entre los jubilados y pensionistas.
En eso han pensado ya: habrá un Pacto por la Sanidad de las características del Pacto de Toledo para las pensiones, de forma que al adoptarlo todas las fuerzas políticas institucionales, al menos PSOE, PP y derechas nacionalistas, la pérdida de voto sea equitativa. Todo ello en aras de los superiores intereses del capital que son a los que verdaderamente representan.
La única duda realmente importante acerca de lo que están preparando, nos afecta a los demás: ¿Vamos a consentirlo?

16 de diciembre de 2009

Ángeles Maestro. Es militante de Corriente Roja
Artículo escrito para el periódico El Otro País y cedido a Insurgente por la autora.


[1] Un somero análisis del escandaloso sistema tributario vigente puede verse en: http://blogs.publico.es/dominiopublico/1518/sicav-una-reforma-necesaria/

[2] http://www.europapress.es/salud/noticia-cems-defiende-copago-mantener-sistema-sanitario-si-presupuestos-tienen-caracter-finalista-20091113140819.html

[3] El grupo está integrado por una experta en Servicios Sociales de la empresa Antares Consulting, Montserrat Cervera; el catedrático de Sociología de la Universidad de Alcalá de Henares Gregorio Rodriguez Cabrero y los economistas José Antonio Herce, de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), y Simón Sosvilla, catedrático de la Universidad Complutense, también vinculado a FEDEA. http://misaludnoesunnegocio.net/actualidad.php?p=1813&more=1&c=1&tb=1&pb=1

.

[4] http://www.europapress.es/salud/noticia-cems-defiende-copago-mantener-sistema-sanitario-si-presupuestos-tienen-caracter-finalista-20091113140819.html

[5] http://www.europapress.es/salud/noticia-sns-tendra-deficit-mas-50000-millones-euros-2020-20091116170010.html

[6] Este  amplio y reciente documento elaborado por FEDEA y McKinsey, que puede considerarse como síntesis de argumentos y análisis hacia el copago y la extensión de la privatización.

http://www.cambioposible.es/documentos/sanidad_cambio_posible.pdf

[7] http://www.diariomedico.com/2009/11/17/area-profesional/sanidad/la-convencion-nacional-del-pp-debate-sobre-el-copago-sanitario

[8] http://www.diariomedico.com/2009/11/24/area-profesional/sanidad/nueve-autonomias-no-tendran-dinero-para-pagar-las-recetas

[9] http://www.europapress.es/salud/noticia-salgado-pide-prudencia-hora-plantear-copago-sns-recuerda-son-ccaa-quienes-deben-pedirlo-20091130185141.html

[10] http://www.elpais.com/articulo/cataluna/PSC/asume/pacientes/deberan/pagar/parte/servicios/sanitarios/elpepiespcat/20091212elpcat_9/Tes

Los argumentos, con algún toque de “modernidad”, como cuando hablan de sostenibilidad del sistema, de dejar aparcada la ideología para buscar el interés general, de lo injusto de que pensionistas con rentas altas obtengan medicamentos gratis, del mal uso de los servicios sanitarios, del aumento desmesurado del gasto sanitario, de los incrementos permanentes de la factura farmacéutica,.. etc, tampoco son muy diferentes.Lo que ocultan es que imponer el pago directo por los servicios y eliminar la gratuidad de los medicamentos para  pensionistas constituye la llave de oro del negocio de la privatización. Aunque la gran mayoría hable del aumento “insostenible” de la factura sanitaria y aproveche la crisis económica para enfatizar el argumento, en publicaciones restringidas se habla de que no es la búsqueda de fondos adicionales – de los que buena parte se iría en burocracia recaudatoria – el objetivo principal. Los que hablan del “imparable” aumento del gasto nada dicen de que este se haya disparado precisamente por las medidas privatizadoras y, sobre todo, en las CC.AA. en las que el proceso de privatización está más avanzado, y que la insuficiencia de recursos y la correspondiente masificación en atención primaria determine incrementos no justificados de la factura farmacéutica.Las verdaderas razones, inconfesables, van por otros derroteros. En un sector como el sanitario en el que el 15% de la población (enfermos crónicos, personas mayores y pobres en los que es muy difícil diferencia lo social de los sanitario) consume más del 80% de los recursos, la gallina de los huevos de oro es “disuadir económicamente” de su utilización a los sectores de población que más necesidades tienen, que más recursos consumen y a los que pagar 2 euros por consulta o el 10% de los medicamentos retrae de su utilización.Las consecuencias de esta brutal selección de pacientes en función de su rentabilidad se ocultan por parte de sus impulsores, pero no se ignoran. Estudios realizados en otros países dan cuenta de los graves perjuicios que se ocasiona a la salud, precisamente de grupos que con criterios elementales de salud pública deberían ser, por el contrario, priorizados. Aunque su estudio supera las posibilidades de espacio de este artículo y deberá ser acometido sin tardanza, señalo algunas de ellas:-      Retraso en el diagnóstico de enfermedades, por el abandono de consultas preventivas.-      Agravamiento de las patologías crónicas cuyo control periódico se abandona.-      Incremento en la hospitalización y en el uso de urgencias, con el consiguiente incremento del gasto sanitario.-      Abandono del uso de medicamentos, incluidos los esenciales.-      Degradación de las prestaciones “básicas” incluidas en la póliza pública, que se convertiría en beneficencia para pobres.-      Deterioro de la salud de los sectores de la población con menos recursos.

El buque insignia está integrado por la Consejera de Sanidad del tripartito  de Cataluña (PSC, ERC e ICV), el Consejero de Asturias (PSOE) y los de Madrid y País Valenciá (PP); a ellos se sumó el PNV cuando gobernaba en la Comunidad Autónoma Vasca. Solamente la variada composición política de los Consejeros proponentes es suficiente para indicar el calado de la propuesta.Los cuatro se prodigan en declaraciones que reproducen ampliamente los medios de comunicación y que sirven de base a informes de “expertos”, que a su vez dan lugar a nuevas noticias.Sólo en las últimas semanas algunos titulares han sido los siguientes:- 26 de octubre: El informe es presentado por el Secretario General del Ministerio y los expertos designados por el propio Ministerio pertenecen en su mayor parte a fundaciones y consultoras privadas, entre ellas FEDEA. – 13 de noviembre. “ (confederación de sindicatos médicos) – 16 de noviembre. “Informe elaborado por FEDEA y por McKinsey&Company – 17 de noviembre. “- 24 de noviembre. – 30 de noviembre. “- 12 de diciembre. Aunque la Consejera cortó el debate “para evitar costes electorales”, anunció que la propuesta de programa electoral “rompe con el modelo actual de servicios gratuitos y en el que sólo se paga una parte de los medicamentos”Esta profusa referencia documental, referida sólo al último mes, tiene por objeto neutralizar el mayor enemigo de la imprescindible respuesta popular, especialmente de jubilados, pensionistas y enfermos crónicos: la ignorancia y/o la acusación de falta de credibilidad hacia artículos como éste por parte de sectores interesados en ocultar la trascendencia de la medida.La prudencia con que se apuntan las medidas de copago o de ticket moderador tienen que ver con la conciencia de se está tratando con un material humano altamente sensible: los pobres, los enfermos y, sobre todo, los pensionistas.El Informe que aprobó hacer el Congreso con los votos de CDS  y PSOE en 1991 y encargado por el Gobierno de Felipe González al banquero franquista Abril Martorell, que debía ser la “hoja de ruta” de la privatización de la sanidad, acabó siendo demonizado por todos ante la respuesta sindical (amenaza de huelga general) que suscitaron sus recomendaciones, sobre todo las referidas al copago sanitario y farmacéutico. Como puede verse, 18 años después, las intenciones no han variado:- Introducir el principio de participación del usuario en el coste de las prestaciones, incluidas las básicas. La Comisión percibe este principio, más que como una fuente adicional de financiación, como raíz de responsabilidad y base de facturación.- Extender la participación en el coste de los fármacos a la población actualmente exenta (pensionistas) y estudiar la posibilidad de sustituir la exención actual por el pago con reembolso a posteriori.Los argumentos, con algún toque de “modernidad”, como cuando hablan de sostenibilidad del sistema, de dejar aparcada la ideología para buscar el interés general, de lo injusto de que pensionistas con rentas altas obtengan medicamentos gratis, del mal uso de los servicios sanitarios, del aumento desmesurado del gasto sanitario, de los incrementos permanentes de la factura farmacéutica,.. etc, tampoco son muy diferentes.Lo que ocultan es que imponer el pago directo por los servicios y eliminar la gratuidad de los medicamentos para  pensionistas constituye la llave de oro del negocio de la privatización. Aunque la gran mayoría hable del aumento “insostenible” de la factura sanitaria y aproveche la crisis económica para enfatizar el argumento, en publicaciones restringidas se habla de que no es la búsqueda de fondos adicionales – de los que buena parte se iría en burocracia recaudatoria – el objetivo principal. Los que hablan del “imparable” aumento del gasto nada dicen de que este se haya disparado precisamente por las medidas privatizadoras y, sobre todo, en las CC.AA. en las que el proceso de privatización está más avanzado, y que la insuficiencia de recursos y la correspondiente masificación en atención primaria determine incrementos no justificados de la factura farmacéutica.Las verdaderas razones, inconfesables, van por otros derroteros. En un sector como el sanitario en el que el 15% de la población (enfermos crónicos, personas mayores y pobres en los que es muy difícil diferencia lo social de los sanitario) consume más del 80% de los recursos, la gallina de los huevos de oro es “disuadir económicamente” de su utilización a los sectores de población que más necesidades tienen, que más recursos consumen y a los que pagar 2 euros por consulta o el 10% de los medicamentos retrae de su utilización.Las consecuencias de esta brutal selección de pacientes en función de su rentabilidad se ocultan por parte de sus impulsores, pero no se ignoran. Estudios realizados en otros países dan cuenta de los graves perjuicios que se ocasiona a la salud, precisamente de grupos que con criterios elementales de salud pública deberían ser, por el contrario, priorizados. Aunque su estudio supera las posibilidades de espacio de este artículo y deberá ser acometido sin tardanza, señalo algunas de ellas:-      Retraso en el diagnóstico de enfermedades, por el abandono de consultas preventivas.-      Agravamiento de las patologías crónicas cuyo control periódico se abandona.-      Incremento en la hospitalización y en el uso de urgencias, con el consiguiente incremento del gasto sanitario.-      Abandono del uso de medicamentos, incluidos los esenciales.-      Degradación de las prestaciones “básicas” incluidas en la póliza pública, que se convertiría en beneficencia para pobres.-      Deterioro de la salud de los sectores de la población con menos recursos.

10 octubre 2009

Sobramos personas en el mundo y no saben como eliminarnos.

Filed under: Salud Pública — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 17:39

No se pierdan este testimonio de la ex ministra de sanidad finlandesa, acerca de la vacuna de la gripe porcina y la campaña de miedo.  Habla claro de lo que realmente pretenden hacer…Difundid cuanto podáis si lo veis oportuno.

La Doctora Rauni Kilde, ex ministra de Sanidad finlandesa, habla sobre la conspiración de la gripe porcina.

8 octubre 2009

La Organización Mundial de la Salud consiente que seamos cobayas poniendo en riesgo nuestras vidas.

Filed under: Salud Pública — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 23:57

MEDNEWS

Discovery DSALUD publica un

DEMOLEDOR INFORME SOBRE LA GRIPE A

“Cuatrocientos niños españoles van a arriesgar esta semana su salud y su vida para que dos multinacionales se enriquezcan con una vacuna absolutamente innecesaria. Y eso sólo es posible porque a los padres no se les ha contado la verdad ya que de lo contrario jamás habrían accedido a que sus hijos hagan de cobayas humanas”.

   Quien de forma tan contundente se expresa es José Antonio Campoy, director de la revista Discovery DSALUD (www.dsalud.com) y actual presidente de la World Association for Cancer Research (WACR)- en declaraciones hechas esta misma mañana a MEDNEWS cuando le localizamos para comentar el sorprendente monográfico que esa publicación acaba de sacar a la venta hoy lunes.

“Hay numerosos trabajos científicos, algunos de los cuales los citamos en el informe que acabamos de publicar, según los cuales las vacunas, a causa fundamentalmente de las sustancias adyuvantes que llevan, pueden provocar autismo, síndrome de Guillain-Barré , lupus eritematoso sistémico, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, artritis, fibromialgia, fatiga crónica, úlceras, mareos, debilidad, pérdida de memoria, convulsiones, cambios de humor, problemas neuropsiquiátricos, diarrea crónica, sudoración nocturna, adenopatías, erupciones, dolores de cabeza crónicos y muchas otras patologías, Pero de eso nadie habla. ¿Se lo han explicado las autoridades sanitarias y médicos a los padres de esos niños a los que van a usar de cobayas”, pregunta José Antonio Campoy.


José Antonio Campoy

“Nadie habla de ello –seguiría diciéndonos- pero resulta que la cepa del virus A-N1H1 produce entre un 30% y un 50% menos ingrediente activo del esperado así que para resolver la falta de materia prima, dados los cientos de millones de vacunas que quieren vender los laboratorios, están usando sustancias que aumenten la respuesta inmune del organismo obviando que muchas son altamente tóxicas. En suma, para producir más y reducir costes usan adyuvantes y así necesitan diez veces menos cantidad de antígeno por dosis. Solo que las mismas pueden causar fuertes reacciones adversas”.

“La sociedad tiene derecho a saber que lo que está pasando en España con la gripe A -agregaría Campoy a MEDNEWS- es posible porque hace tres años nuestro Ministerio de Sanidad aprobó una norma, la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, que en su artículo 24, punto 5, establece que “la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios podrá autorizar temporalmente la distribución de medicamentos no autorizados, en respuesta a la propagación supuesta o confirmada de un agente patógeno o químico, toxina o radiación nuclear capaz de causar daños. En estas circunstancias, si se hubiere recomendado o impuesto por la autoridad competente el uso de medicamentos en indicaciones no autorizadas o de medicamentos no autorizados, los titulares de la autorización y demás profesionales que intervengan en el proceso estarían exentos de responsabilidad civil o administrativa por todas las consecuencias derivadas de la utilización del medicamento salvo por los daños causados por productos defectuosos”. Es decir, se han autoconcedido patente de corso a nivel jurídico. Algo inconcebible en una democracia. Por eso proponen con tanta tranquilidad que la gente se vacune y tome antivirales a pesar de su inutilidad y de sus potenciales peligros. Saben que no les pasará nada. Ni a ellos, ni a los laboratorios, ni a los profesionales sanitarios que les hagan el juego. Y alguien debe transmitir este hecho a los padres de esos niños”.

   MEDNEWS ha podido comprobar que el informe especial de Discovery DSALUD –de decenas de páginas- viene apoyado con numerosos trabajos científicos que ponen en entredicho todo lo que se ha estado contando sobre la presunta necesidad, eficacia y seguridad tanto de las vacunas como de los antivirales.

“Si la credibilidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Administració n de Alimentos y Fármacos (FDA) estadounidense, la Agencia Europea de Medicamentos (EMEA), los ministerios de Sanidad y las grandes multinacionales farmacéuticas sigue intacta tras el esperpento de la gripe A es que el grado de alienación de la sociedad ha alcanzado límites inauditos. Porque lo que está sucediendo con la presunta pandemia que se achaca al A-N1H1 es sencillamente nauseabundo”, afirma Campoy en el Editorial de este número especial.

   “La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido públicamente que la mayoría de los enfermos infectados por el virus de la gripe A se recuperan por completo al cabo de una semana sin recibir tratamiento médico y que las personas sanas que contraen la gripe no necesitan ser tratadas con antivirales. .. luego ¿a cuento de qué el estado de infopánico generado de forma tan  irresponsable”, agregaría José Antonio Campoy.

   El informe de Discovery DSALUD explica asimismo que la OMS ha dejado claro que los antivirales sólo deben ingerirlos personas con gripe A “que se encuentren graves” así como “aquellas con riesgo de complicaciones” añadiendo que “no necesitan administrare a personas sanas con síntomas leves de gripe”.

   “El Tamiflu –asegura Campoy- es un antiviral que no previene ni cura nada. Está pues muy lejos de ser un medicamento eficaz como se ha hecho creer. Ni siquiera ha demostrado que sea seguro. Y de hecho a los niños sanos no se les debe dar antivirales para la gripe A porque los daños potenciales son superiores a los beneficios. Así lo afirman entre otros científicos, como explicamos en el informe que aparece en la revista, Mathew Thompson y Carl Heneghan, prestigiosos investigadores de la Universidad de Oxford. Hay que decirlo sin subterfugios: ni el Tamiflu de Roche ni el Relenza de GlaxoSmithKline previenen la infección de la gripe. Es más, ingerirlos estando sanos es un error porque no sirven como preventivos”.

   En cuanto a las muertes que se dice el virus de la gripe A ha provocado en personas sanas Campoy es contundente: “Que personas con muy distintas patologías graves hayan muerto estando infectadas por el virus de la gripe A no implica que éste haya sido la causa de la muerte como gratuitamente se intenta hacer creer. La posibilidad de que el A-N1H1 provoque la muerte de alguien sano es nula. Así pues nos están mintiendo”

   MEDNEWS debe decir que las referencias a estudios científicos e investigadores de prestigio internacional es una constante en todo el informe que publica Discovery DSALUD. Se trata sin duda de un trabajo sobre el que se podrá pues discrepar pero ciertamente constituye una investigación seria, rigurosa y documentada.

   “Hace tres años -explica Campoy- denunciamos que la gripe aviar era un montaje y el tiempo nos daría la razón. Ahora llevamos tres meses haciendo lo mismo en solitario y parece que por fin los demás medios de comunicación se han empezado a informar y a entender la verdad. Tarde pero nos congratula. Aunque nadie mencione nuestra labor”.

   Cabe agregar que en su informe Discovery DSALUD no sólo denuncia que la OMS ha mentido al afirmar desde el principio que se trataba de una pandemia que podría provocar cientos de millones de afectados y millones de muertos sino que está claramente implicada en una operación que no duda en calificar de conspiración cuyo único objetivo es vender millones de vacunas y antivirales.

   “Todo esto–asevera Campoy– es fruto de una conspiración para que unos cuantos individuos y empresas carentes de escrúpulos se enriquezcan. Porque si la gripe A fuera una pandemia tan terrible y a la Organización Mundial de la Salud (OMS) le preocupa tanto, ¿por qué no la declaró un problema de salud pública mundial autorizando la fabricación de medicamentos genéricos para combatirla? Porque les hunde el negocio a los que lo han montado. Y es que la OMS no es una organización independiente. Está completamente controlada por la gran industria farmacéutica”.

Discovery DSALUD (www.dsalud.com) es una publicación que cuenta con un Consejo Asesor integrado por 73 profesionales de varios países -entre ellos catedráticos y representantes de organizaciones médicas- y se vende actualmente en España, Portugal, Argentina, México, Venezuela, Perú, Colombia, Ecuador, Puerto Rico y Guatemala.

15 septiembre 2009

¿Incumplimiento del artículo 25 b) de la convención con los afectados de Polio y Síndrome Postpolio?

Filed under: Derechos humanos., Salud Pública — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 12:36

Última posibilidad para los afectados por el síndrome pospolio

La falta de medicamentos lastra el tratamiento de una enfermedad casi desconocida

EMILIO DE BENITO – Madrid – 14/09/2009

 

Cuando el mundo lucha por erradicar la poliomielitis (ésta todavía es endémica en media docena de países), los enfermos de más de 50 años se enfrentan a un nuevo reto. Después de superar los problemas de discapacidad asociados al virus, se encuentran con una recaída, un debilitamiento, nuevos dolores. Es lo que desde los años ochenta se ha denominado síndrome pospolio, una enfermedad desconocida por muchos médicos, para la que apenas hay tratamiento y que está causando "mucho sufrimiento", como resume Lola Corrales, presidenta de la Asociación Síndrome Postpolio.

Corrales es un ejemplo de los estragos que puede causar esta enfermedad sobrevenida. Madrileña de 51 años, a los 13 meses tuvo una polio. Entonces, en 1959, ya existía la vacuna contra la enfermedad, pero en la España de la época no llegaba más que a "unos privilegiados", afirma. A pesar de sus problemas de movilidad, salió adelante. Trabajó, se casó, pero con 34 años la pesadilla volvió a empezar. "Sufrí un empeoramiento. Tenía debilidad, fatiga; perdí fuerza, habilidades. Sientes que el cuerpo no te aguanta. Todo te duele", explica.

Ni ella ni los médicos que la atendían sabían qué era eso. Tanto, que en su certificado de incapacidad no se menciona. Lo que pone es "paraparesia de los miembros inferiores", una debilidad que le hace que necesitar prótesis y muletas para caminar. Pero, a base de investigar, Corrales descubrió que no era la única. Se trataba del síndrome pospolio. Nueve años después, lo sufrió también Juan Carlos Pérez, su marido. Esta vez ya sí le reconocieron el síndrome. La pareja es una auténtica experta en el tema.

Saber cuántos afectados hay en España por el síndrome es muy difícil. Las primeras campañas masivas de vacunación empezaron en 1964. Un estudio hecho a finales de los setenta calcula que había en España 300.000 personas con polio. "El 80% o el 90% luego tienen el síndrome; quitando los que hayan muerto, debemos quedar muchísimos", calcula Corrales. El Imserso rebaja la cifra de afectados a 47.000. "Pero eso es lógico; al régimen [franquista] no le interesaba que se supiera la verdad; que mucha gente tenía polio porque no los habían vacunado a tiempo", dice Corrales. Además, en ese registro sólo entran los más afectados, no el resto.

En cualquier caso, la cifra de posibles afectados (incluidos los que no lo saben y creen que se trata de una evolución normal de su enfermedad) debe superar "las 100.000 personas", afirma Corrales. Demasiados para ser considerados una enfermedad huérfana (son las que afectan a menos de una persona por cada 10.000 habitantes), para las que hay planes de investigación específicos, pero demasiado pocos para que nadie les haga mucho caso, según se queja el matrimonio.

Porque lo peor no es sólo enfrentarse a una recaída para la que nadie les había preparado. Lo peor es que, 20 años después de que se reconociera que ahí había un problema, la situación casi no haya cambiado. "Muchos reumatólogos todavía no saben lo que es", afirma Corrales. Pero, sobre todo, se queja de otros dos aspectos. Primero, que no hay una rehabilitación específica para ellos. Segundo, que no hay un tratamiento.

Lo más cerca de un fármaco específico que se está es la inmunoglobulina. En verdad, esta medicación se usa para tratar enfermedades autoinmunes (una de las posibles causas de este empeoramiento). Pero no está específicamente indicada para ellos. Además, hay dos posibilidades: una variante personalizada, o usar una genérica. Sólo la segunda está disponible en España. Algún miembro de la asociación de Corrales ha ido a Suecia a por la otra, pero cada dosis cuesta 15.000 euros. Por eso Corrales y su marido creen que debe fomentarse la investigación desde las autoridades sanitarias, y establecer protocolos para su dispensación. Ellos están incluso dispuestos a ser voluntarios en los ensayos. "Lo que sea, si podemos mejorar".

7 septiembre 2009

Medicina capitalista contra la salud pública

Filed under: Salud Pública — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 11:08
Por Patrocinio Navarro
El negocio de la gripe da mucho de sí. Los laboratorios y los políticos combinados entre sí y con la Universidad producen una verdadera enfermedad social millones de veces más peligrosa que la gripe
Patrocinio Navarro | Para kaos en la Red

 

Hipócrates de Cos (siglo V a.d.C.)

Ya existen cifras sobre los beneficios de aterrar a la población.

El Mundo digital –tan poco sospechoso de izquierdismo como el Papa- calcula en 4000 millones de dólares lo que se van a embolsar

Los tipos listos de los laboratorios secundados por  políticos oportunistas, hipocondriacos, ignorantes y crédulos. Todo para combatir una gripe como la de siempre, pero menos peligrosa.

Aquí hay gato encerrado y conviene saber si está vivo, pero si no lo está, no será por la gripe. Así que abramos la puerta.                                           

Un país se sostiene en la salud de sus habitantes. Su economía, y su bienestar todo depende de este factor. Es por ello que la salud general debería ser un tema prioritario, y  toda persona  tener acceso libre y gratuito a un sistema público y diversificado de salud, igual para todos, y a los tratamientos más adecuados a su enfermedad en caso de tenerla.Esto incluye, siendo inteligentes, la necesidad de potenciar la medicina preventiva para evitar dolor, problemas laborales y gastos sociales.

No sólo sería este un planteamiento correcto, según todos los cánones, para el bienestar social, sino que mostraría un nivel de conciencia colectiva digna de elogio. Sin embargo, se ha elegido por los gobiernos el camino contrario desde hace mucho tiempo debido a las presiones de las multinacionales farmacéuticas y de los vendedores de otras multinacionales: las de tecnología médica. Así que existen en el mercado de los países ricos una enorme variedad de productos relacionados con ambas ramas de la producción supuestamente destinadas a la salud pública que engrosan los bolsillos privados de más de un espabilado.

Mientras tanto, en los países pobres mueren cientos de miles de personas por carecer de medicinas, médicos o medios para pagar los costosos remedios que se elaboran en los países ricos, donde las enfermedades tienden a aumentar y los hospitales tienen cada vez más problemas para atender la demanda de enfermos que tras meses y meses en lista de espera para ser atendidos por un especialista, sólo tienen derecho a unos pocos minutos de atención,lo que demuestra la poca responsabilidad y la mucha desvergüenza de los políticos responsables.
A esto hay que sumar la pésima calidad  de resultados  de  esta medicina alopática.  Se busca eliminar el síntoma o aplicar la cirugía, la radioterapia y otras técnicas agresivas cuando dejan de ser eficaces los remedios externos que nunca curan la causa, porque su modo de obrar consiste en ignorarla y abordar los efectos, ya que es en estos donde está el negocio.

La doctora Ghislaine Lanctôt ,a la que tras 27 años de ejercer la medicina el colegio médico le ha retirado la licencia por la publicación de su libro “La mafia médica” (Ed. Vesica Piscis), afirma en una entrevista publicada en DISCOVERY DSALUD: “ Es el dinero quien controla totalmente la medicina. Y lo único que de verdad interesa a quienes manejan este negocio es ganar dinero. ¿Y cómo ganar más? Pues haciendo que la gente esté enferma…porque las personas sanas no generan ingresos. La estrategia consiste, en suma, en tener enfermos crónicos que tengan que consumir todo tipo de productos paliativos, es decir, para tratar sólo síntomas; medicamentos para aliviar el dolor, bajar la fiebre, disminuir la inflamación…pero nunca fármacos que puedan resolver una dolencia. Eso no es rentable, eso no interesa”.

En este mal proceso los tratamientos sintomáticos con medicinas químicas van dejando su secuela de efectos secundarios a los enfermos a los que añaden nuevos desequilibrios y alteraciones orgánicas que agravan la enfermedad primera. Pero todo esto es útil para los vampiros de las industrias médico-farmacéuticas, que se frotan los colmillos con cada nuevo síntoma.

Nos hallamos sumidos globalmente en un proceso anticivilizador, también en el campo médico, contrario a los intereses y necesidades de la mayoría de las poblaciones del mundo y a las ciencias de la vida relacionadas con lo natural, lo biológico y lo espiritual, pues la medicina se ha deshumanizado hasta convertir al enfermo en parte necesaria del engranaje producción industrial-consumo, donde el enfermo es un sujeto pasivo  que tiene que estar ahí para consumir lo que debe ser consumido. ¿Comprenden esto en todo su alcance? Esta monstruosidad de planteamiento hace posible cualquier tipo de crímenes de los que los médicos son la correa de transmisión de las grandes corporaciones farmaceuticas.  Así es fácil imaginar la posibilidad de que esas mismas corporaciones sean capaces de infectar de virus a poblaciones enteras como ya se hizo con el dengue en algunos países de América, y crear enfermedades para las que previamente ya se ha investigado y se dispone del fármaco que se venderá a precio alto por la alta demanda que puede tener, por ejemplo creando una pandemia. Hay muchas posibilidades de que el virus de la gripe de todos los años haya sido modificado en laboratorio y puesto en circulación para poder vender los tamiflús de turno. Y obsérvese al respecto, qué casualidad, la vinculaciónde determinados políticos con determinadas multinacionales farmacéuticas que fabrican las vacunas. Así que algo huele mal en el campo médico-sanitario hasta el punto que hasta la misma OMS ha dejado de ser de fiar hace tiempo  por su dependencia económica  progresiva  de    las multinaciomnales  del ramo.  Vemos en  esta alarma social provocada  un doble objeto: enriquecerse unos y meter miedo en el cuerpo a otros, porque el miedo paraliza siempre y especialmente en tiempos de grave crisis económica, que también es casual que coincidan justo ahora ¿no creen?

En un mundo civilizado, y por tanto, distinto, una medicina social, libre, diversificada y gratuita abordaría el tema de la enfermedad con una pluralidad de tratamientos naturales, tendría carácter preventivo, holístico, integrador y espiritual, pues es sabido –hasta por médicos convencionales-que todos los males nacen de la “mala digestión” corporal de pensamientos, sentimientos, palabras y actos negativos contrarios a la propia naturaleza que no se corrigen a tiempo en el alma   y acaban por afectar al cuerpo físico. Odio, rencor, celos, envidia,  desprecio, heridas emocionales que no se curan, agresividad, stress, miedo, ambición, y fanatismo, he aquí el nombre de algunos “virus” espirituales cargados de energía negativa que alteran el sistema nervioso y finalmente el funcionamiento todo del organismo. Unidos a la alimentación incorrecta con carnes y drogas como el abuso del alcohol, el tabaco y otras van socavando poco la salud    del mismo modo que el mar golpea los acantilados, hasta erosionarla igual que el mar erosiona la roca.

No hay mal, pues, que no provenga del pensamiento incontrolado por uno mismo, y esto es lo primero a sanar. Para ello es preciso disponer de información correcta que facilite una buena salud física, mental y emocional y prevenga enfermedades… Trabajar de dentro hacia fuera, de la causa hacia el síntoma para que el remedio que sea más efectivo para el cuerpo, es el método correcto; pero es justo lo contrario que practica la medicina alopática oficial que trabaja sólo síntomas y no causas profundas. Por tanto, las ruedas de enfermos nunca cesan de dar vueltas alrededor de los hospitales, que es justo lo que se quiere conseguir.

La doctora Lanctôt afirma en la citada entrevista: “El llamado sistema sanitario es en realidad un sistema de enfermedad. Se practica una medicina de la enfermedad y no de la salud. Una medicina que sólo reconoce la existencia del cuerpo físico y no tiene en cuenta ni el espíritu, ni la mente, ni las emociones… Se trata de un sistema que mantiene al paciente en la ignorancia y la dependencia y al que se estimula para que consuma fármacos de todo tipo”.

El capitalismo es un sistema de producción de muy variados objetos que no pueden dejar de salir al mercado Y NECESITAN ser vendidos. Al Sistema le da igual que el objeto se llame penicilina o bomba de racimo. Pero para que estas cosas sean negocio hay que conducir a la gente a la situación precisa para su demanda. Si tiene salud, se le enferma. Si tiene paz se le inventa una guerra. El caso es dar salida a los productos. Así funciona el capitalismo.

Por ello es congruente con la práctica médica la supresión del síntoma,un“chivato”,un simple indicador externo de que algo va mal y en vez de buscar la causa profunda que lo hace aparecer, pero que no es negocio, los médicos se dedican a anular casi siempre el síntoma, que sí produce beneficios previamente calculados los efectos secundarios previsibles que habrá que tratar después.

Creen algunos médicos de buena fe, en su ignorancia profesional de diseño por las universidades, que desaparecido el síntoma desaparece la enfermedad, con lo cual no hacen másque privar al organismo de su capacidad de expresar su malestar e iniciar su propio proceso para sanar,- al que habría que ayudar y eso sería todo,- y por eso es tan difícil ir hacia las causas y controlar el proceso. Por tanto, cada vez hay más enfermos y enfermedades y es ya de la mayor urgencia una atención a la salud emocional así como la puesta en marcha de una política de medicina preventiva generalizada. Pero esto iría contra el sistema capitalista, que necesita enfermos para consumir productos del mismo modo que necesita guerras para eliminar stocks de armamento.

La medicina preventiva sería una filosofía de los gobiernos para ahorrar recursos y favorecer la salud pública. Parece lógico, universalmente útil y saludable pero ¿dónde se hallan estas cualidades en el capitalismo?

Si algo se tiene claro en los laboratorios farmacéuticos es que su objetivo no esfilantrópico ni holístico. En cuanto a lo primero, sólo tenemos que ver cómo dejan fuera del alcance de los bolsillos de los pobres del mundo con su política de patentes y precios la adquisición de medicinas que podrían salvar la vida o hacerla llevadera a millones de personas, como sucede en continentes enteros como África.. Y en cuanto a lo segundo, tanto les da que el enfermo sane del riñón, por ejemplo, aunque se destroce el estómago con tal de que su producto se venda. Y no entro en el tema de las indecentes investigaciones y sangrientos experimentos con animales a los que someten a torturas increíbles con la excusa de investigar para mejorar nuestra calidad de vida a la que confunden con la calidad de sus cuentas corrientes.

Y esto va para largo. Está muy lejos de suceder que las medicinas alternativas se incluyan en la seguridad social, que se ha convertido en rehén de las industrias relacionadas con la salud: det oda clase de tecnologías y toda clase de preparados químicos por los todopoderosos laboratorios, cuya influencia sobre gobiernos y personal facultativo es enorme a la hora de recomendar productos, fijar precios siempre exagerados y desarrollar preparados, muchos de los cuales no han sido ni siquiera suficientemente experimentados, y a menudo enferman más que sanan. No es fácil tomar un preparado farmacéutico cuando se ha leído el prospecto, y eso que barre para casa minimizando lo negativo.

Aunque los médicos que trabajan dentro del Sistema emplean a veces el término de “enfermedad psicosomática”, luego actúan como organicistas puros y duros yse desentienden de las causas. Así que no se corrigen ahí donde germinan y, acaban siempre por aflorar al cuerpo.

Remedios para sanar y otros despreciados por el Sistema

La medicina natural y las llamadas alternativas (mucho más baratas y de remedios más eficaces en su mayoría) deberían estar incluidas en la sanidad pública aunque sólo fuese porque existe una demanda cada vez mayor a medida que aumenta el descrédito de la medicina convencional.
Hoy día tienen que pagarse los enfermos sus remedios alternativos además de pagar sus cuotas a la seguridad social porque esta no reconoce a la medicina alternativa. (Y aquí tiene que ver mucho ahora la presión añadida de los colegios médicos, fieles colaboradores del Sistema).Así que, para cualquier enfermo, renunciar a los tratamientos agresivos de la medicina oficial es un lujo caro…que fácilmente puede acabar con nosotros en un quirófano. Negocio redondo donde los haya…

No quiere esto decir que las medicinas alternativas sean mágicas, pero si se saben combinar adecuadamente entre sí y el enfermo está decidido a tomar parte activa en su curación, las posibilidades se multiplican.

Para muchos son desconocidos términos como Flores de Bach, homeopatía, medicina naturista, acupuntura, osteopatía, hidroterapia, imposición de manos, reflexoterapia, medicina biomagnética basada en la mecánica cuántica, el Ayurveda hindú, y otras técnicas de orientación holística y energética con la ayuda psicológica correspondiente de orientación espiritual, según las inclinaciones y modo de pensar de cada cual. Estas diversas ramas terapéuticas se han revelado como excelentes auxiliares, correctamente interconectadas, para ayudar a sanar. Pero no hay sanación que no pase por la cura de las emociones negativas que dieron origen a la enfermedad.

Especialmente la dieta correcta sin carnes de animales de cualquier condición, la meditación, la oración de corazón, según creencias, los pensamientos positivos altruistas hacia la humanidad, las actividades físicas, el buen ambiente de compañerismo en los trabajos, los horarios laborales no sólo justos, sino ajustados a las condiciones de trabajo,y la medida correcta de esfuerzo de cada uno para el organismo y la mente, el respeto de las leyes de la naturaleza y las leyes que uno tenga por sagradas, el cotidiano revisar de las energías negativas que minan la salud y el cambio de actitud consecuente;, el encontrar en la vida una finalidad satisfactoria, o una pareja adecuada para vivir en armonía y favorecer el crecimiento recíproco….Todos estos elementos y otros muchos de tipo positivo son claramente fuentes de salud que previenen enfermedades tanto como ayudan a curarlas. Así se podrían evitar tantas de esas crisis que la medicina oficial no sabe ni quiere atajar a lo largo de su proceso de gestación y desarrollo, teniendo que intervenir al final el bisturí y los tratamientos dolorosos y paliativos de aquello que no se pudo evitar, los internamientos hospitalarios y medicinas agresivas con todos sus riesgos, etc. Pero no esperen del capitalismo que vaya a favorecer cualquiera de estos aspectos que ayudan a sanar. Al contrario.

El diagnóstico por el iris,  la kinesiología, o el análisis por el método de la gota de sangre, por ejemplo, son excelentes modos de diagnóstico que ahorrarían mucho tiempo y dinero si fuera eso lo que se pretendiera. Pero no lo es. Se prefieren costosos aparatos y técnicas de laboratorio. Ante todo, el negocio, aunque sea a costa de la salud y del ahorro social. Y claro está que la medicina natural y todos estos remedios que se apuntan para que la medicina alopática no sea un monopolio en los sistemas públicos de salud, tienen un defecto para los codiciosos: son baratos.Por tanto, no se consideran de interés público preferente ni de lejos. Así de sencillo. Por estos motivos, es claro que: Se precisa información sanitaria amplia y veraz.

La mayor parte de nosotros tenemos un problema de información.

A menudo- qué curioso-no sabemos siquiera que existan aquellos remedios menos costosos y menos arriesgados. Y si lo sabemos, desconfiamos. Esa desconfianza está programada. Se encarga muy bien el Sistema de fomentarla. Estos son sus métodos: ningunear, ignorar, desacreditar o perseguir directamente a sanadores, médicos holísticos o prohibir remedios de las diversas medicinas alternativas, a menudo mucho menos peligrosos que los que se vendenen farmacias con todas las bendiciones del Ministerio de Sanidad o de la inmoral OMS. Hasta qué punto es palpable este proceso, que en una carta abierta dirigida a la presidencia de la OMS, el defensor de los derechos de los consumidores y ex candidato a la presidencia de EEUU, Ralph Nader afirma que “Muchas personas están preocupadas por el hecho de que la OMS haya aceptado que un puñado de grandes empresas farmacéuticas ejerzan una influencia indebida sobre sus programas(…) La OMS redujo su tradicional papel de promoción del uso de medicamentos genéricos en los países pobres”.

La universidad necesita un cambio profundo.

Los jóvenes médicos deberían tener una formación holística, y acceso fácil al aprendizaje de técnicas que pudieran mejorar la salud, para complementar con los conocimientos anatómicos y fisiológicos, así como disponer de los medios necesarios para formarse profesionalmente en un sentido amplio y con una mente abierta para aprender y experimentar diversas técnicas alternativas. Pero eso pondría en peligro inmediatamente los intereses de muchos sectores docentes, además de los médicos, farmacéuticos, químicos, industriales, etc. Por eso es tan difícil que la universidad deje de fabricar organicistas que sean abiertos a la hora de aceptar criterios holísticos, y, de paso, impide que muchos enfermos puedan curar. Miel sobre hojuelas. Su filosofía profesional parte de que el enfermo es una máquina orgánica fragmentada en partes y cada una , a su vez, aislada en múltiples sentidos de la propia existencia emocional, laboral, espiritual, social, etc. del enfermo. Y esa máquina, cual burbuja blindada en medio del cosmos, con cuya energía no se reconoce relación alguna, enferma por fragmentos y por eso debe ser tratada por especialistas en fragmentos cuya relación entre sí no se toma en cuenta de ordinario para no invadir el terreno de otro especialista. Tal es el despropósito de esta llamada Ciencia Médica a la que su mentor principal, Hipócrates, de un modo más humilde titulaba Arte Médico. 

De nuevo nos encontramos con que el nivel de conciencia de los pueblos no está lo suficientemente maduro para exigir el tipo de medicina que se precisaría para ayudar a mantenernos sanos. Ahora bien, una cosa es segura: no esperemos que nos vayan a contar en los centros de enseñanza, en las universidades, en los medios de comunicación oficiales, en las consultas médicas o en los propios hospitales cómo avanzar en esa dirección.

16 agosto 2009

La mafia médica.

Filed under: Salud Pública — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 10:17

Por Laura Jimeno Muñoz

Escrito por Caty Pohlmann

“La Mafia Médica” es el título del libro que le costó a la doctora Ghislaine Lanctot su expulsión del colegio de médicos y la retirada de su licencia para ejercer medicina. Se trata probablemente de la denuncia publicada más completa, integral, explícita y clara del papel que juega a nivel mundial el complejo formado por el Sistema Sanitario y la industria farmacéutica.

El libro expone, por una parte, la errónea concepción de la salud y la enfermedad que tiene la sociedad occidental moderna, fomentada por esta mafia médica que ha monopolizado la salud pública creando el más lucrativo de los negocios.

Además de tratar sobre la verdadera naturaleza de las enfermedades, explica cómo las grandes empresas farmacéuticas controlan no sólo la investigación sino también la docencia médica, y cómo se ha creado un Sistema Sanitario basado en la enfermedad en lugar de en la salud, que cronifica enfermedades y mantiene a los ciudadanos ignorantes y dependientes de él. El libro es pura artillería pesada contra todos los miedos y mentiras que destrozan nuestra salud y nuestra capacidad de autorregulación natural, volviéndonos manipulables y completamente dependientes del sistema. A continuación, una estupenda entrevista a la autora que realizó Laura Jimeno Muñoz para Discovery Salud:
MEDICINA SIGNIFICA NEGOCIO

La autora de La mafia médica acabó sus estudios de Medicina en 1967, una época en la que -como ella misma confiesa- estaba convencida de que la Medicina era extraordinaria y de que antes del final del siglo XX se tendría lo necesario para curar cualquier enfermedad. Sólo que esa primera ilusión fue apagándose hasta extinguirse.

-¿Por qué esa decepción?

Porque empecé a ver muchas cosas que me hicieron reflexionar. Por ejemplo, que no todas las personas respondían a los maravillosos tratamientos de la medicina oficial. Además, en aquella época entré en contacto con varios ’terapeutas suaves’ -es decir, practicantes de terapias no agresivas (en francés Médecine Douce) – que no tuvieron reparo alguno en abrirme sus consultas y dejarme ver lo que hacían. Y llegué pronto a la conclusión de que las medicinas no agresivas son más eficaces, más baratas y, encima, tienen menores efectos secundarios.

Y supongo que empezó a preguntarse por qué en la Facultad nadie le había hablado de esas terapias alternativas no agresivas

Así es. Luego mi mente fue más allá y empecé a cuestionarme cómo era posible que se tratara de charlatanes a personas a las que yo misma había visto curar y por qué se las perseguía como si fueran brujos o delincuentes. Por otra parte, como médico había participado en muchos congresos internacionales -en algunos como ponente- y me di cuenta de que todas las presentaciones y ponencias que aparecen en tales eventos están controladas y requieren obligatoriamente ser primero aceptadas por el ’comité científico’ organizador del congreso. ¿Y quién designa a ese comité científico? Pues generalmente quien financia el evento: la industria farmacéutica. ¡Sí, hoy son las multinacionales las que deciden hasta qué se enseña a los futuros médicos en las facultades y qué se publica y expone en los congresos de medicina! El control es absoluto.

-Y eso fue clarificador para usted…

Y tanto. Darme cuenta del control y de la manipulación a la que están sometidos los médicos -y los futuros médicos, es decir, los estudiantes- me hizo entender claramente que la Medicina es, ante todo, un negocio. La Medicina está hoy controlada por los seguros -públicos o privados, da igual- porque en cuanto alguien tiene un seguro pierde el control sobre el tipo de medicina al que accede. Ya no puede elegir. Es más, los seguros determinan incluso el precio de cada tratamiento y las terapias que se van a practicar. Y es que si miramos detrás de las compañías de seguros o de la seguridad social… encontramos lo mismo.

-El poder económico

Exacto, es el dinero quien controla totalmente la Medicina. Y lo único que de verdad interesa a quienes manejan este negocio es ganar dinero. ¿Y cómo ganar más? Pues haciendo que la gente esté enferma…. porque las personas sanas no generan ingresos. La estrategia consiste, en suma, en tener enfermos crónicos que tengan que consumir todo tipo de productos paliativos, es decir, para tratar sólo síntomas; medicamentos para aliviar el dolor, bajar la fiebre, disminuir la inflamación… pero nunca fármacos que puedan resolver una dolencia. Eso no es rentable, no interesa. La medicina actual está concebida para que la gente permanezca enferma el mayor tiempo posible y compre fármacos; si es posible, toda la vida.

UN SISTEMA DE ENFERMEDAD

-Infiero que ésa es la razón de que en su libro se refiera al sistema sanitario como ’sistema de enfermedad’

Efectivamente. El llamado sistema sanitario es en realidad un sistema de enfermedad. Se practica una medicina de la enfermedad y no de la salud. Una medicina que sólo reconoce la existencia del cuerpo físico y no tiene en cuenta ni el espíritu, ni la mente, ni las emociones. Y que además trata sólo el síntoma y no la causa del problema. Se trata de un sistema que mantiene al paciente en la ignorancia y la dependencia, y al que se estimula para que consuma fármacos de todo tipo.

-Se supone que el sistema sanitario está al servicio de las personas

Está al servicio de quien le saca provecho: la industria farmacéutica. De manera oficial -puramente ilusoria- el sistema está al servicio del paciente pero, oficiosamente, en la realidad, el sistema está a las órdenes de la industria que es la que mueve los hilos y mantiene el sistema de enfermedad en su propio beneficio. Se trata, en suma, de una auténtica mafia médica, de un sistema que crea enfermedades y mata por dinero y por poder.

-¿Y qué papel juega el médico en esa mafia?

El médico es -muchas veces de forma inconsciente, es verdad- la correa de transmisión de la gran industria. Durante los 5 a 10 años que pasa en la Facultad de Medicina el sistema se encarga de inculcarle unos determinados conocimientos y de cerrarle los ojos a otras posibilidades. Posteriormente, en los hospitales y congresos médicos, se les refuerza en la idea de que la función del médico es curar y salvar vidas, de que la enfermedad y la muerte son fracasos que debe evitar a toda costa y de que la enseñanza recibida es la única válida. Además se les enseña que el médico no debe implicarse emocionalmente y que es un ’dios’ de la salud. De ahí que incluso exista caza de brujas entre los propios profesionales de la medicina. La medicina oficial, la ’científica’, no puede permitir que existan otras formas de curar que no sean serviles al sistema.

-El sistema, en efecto, pretende hacer creer que la única medicina válida es la llamada ’medicina científica’, la que usted aprendió y de la que ha renegado. Precisamente en el mismo número en que va a aparecer su entrevista publicamos un artículo al respecto

La medicina científica está enormemente limitada porque se basa en la física materialista de Newton: tal efecto obedece a tal causa. Y, por ende, tal síntoma precede a tal enfermedad y requiere tal tratamiento. Se trata de una medicina que además sólo reconoce lo que se ve, se toca o se mide y niega toda conexión entre las emociones, el pensamiento, la conciencia y el estado de salud del físico. Y cuando se la importuna con algún problema de ese tipo le cuelga la etiqueta de ’enfermedad psicosomática’ al paciente y le envía a casa tras recetarle pastillas para los nervios.

-Es decir, que a su juicio, la medicina convencional sólo se ocupa de hacer desaparecer los síntomas.

Salvo en lo que a cirugía se refiere, los antibióticos y algunas pocas cosas más, como los modernos medios de diagnóstico, sí.. Da la impresión de curar pero no cura. Simplemente elimina la manifestación del problema en el cuerpo físico pero éste, tarde o temprano, resurge.

-A su juicio, pues, dan mejor resultado las llamadas medicinas suaves o no agresivas

Son una mejor opción porque tratan al paciente de forma holística y le ayudan a sanar… pero tampoco curan. Mire, cualquiera de las llamadas medicinas alternativas constituyen una buena ayuda pero son sólo eso: complementos. Porque el verdadero médico es uno mismo. Y cuando uno es consciente de su soberanía sobre la salud deja de necesitar terapeutas. El enfermo es el único que puede curarse. Nadie puede hacerlo en su lugar. La autosanación es la única medicina que cura. La cuestión es que el sistema trabaja para que olvidemos nuestra condición de seres soberanos y nos convirtamos en seres sumisos y dependientes. En nuestras manos está, pues, romper esa esclavitud.

-Y, en su opinión, ¿por qué las autoridades políticas, médicas, mediáticas y económicas lo permiten? ¿Por qué los gobiernos no acaban con este sistema de enfermedad, costosísimo por otra parte?

A ese respecto tengo tres hipótesis. La primera es que quizás no saben que todo esto está pasando… pero es difícil de aceptar porque la información está a su alcance desde hace muchos años y en los últimos veinte años son ya varias las publicaciones que han denunciado la corrupción del sistema y la conspiración existente. La segunda hipótesis es que no pueden acabar con ello… pero también resulta difícil de creer porque los gobiernos tienen el suficiente poder.

-Y la tercera, supongo, es que no quieren acabar con el sistema

Pues lo cierto es que, eliminadas las otras dos hipótesis, ésa parece la más plausible. Y si un Gobierno se niega a acabar con un sistema que arruina y mata a sus ciudadanos es porque forma parte de él, porque forma parte de la mafia.

LA MAFIA MÉDICA

-¿Quiénes integran, a su juicio, la ’mafia médica’?

A diferentes escalas y con distintas implicaciones, por supuesto, la industria farmacéutica, las autoridades políticas, los grandes laboratorios, los hospitales, las compañías aseguradoras, las Agencias del Medicamento, los colegios de médicos, los propios médicos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) -el Ministerio de Sanidad de la ONU- y, por supuesto, el gobierno mundial en la sombra del dinero.

-Tenemos entendido que para usted la Organización Mundial de la Salud es ’la mafia de las mafias

Así es. Esa organización está completamente controlada por el dinero. La OMS es la organización que establece, en nombre de la salud, la ’política de enfermedad’ en todos los países. Todo el mundo tiene que obedecer ciegamente las directrices de la OMS. No hay escapatoria. De hecho, desde 1977, con la Declaración de Alma Ata, nadie puede escapar de su control.

-¿En qué consiste esa declaración?

Se trata de una declaración que da a la OMS los medios para establecer los criterios y normas internacionales de práctica médica. Se desposeyó así a los países de su soberanía en materia de salud para transferirla a un gobierno mundial no elegido cuyo ’ministerio de salud’ es la OMS. Desde entonces ’derecho a la salud’ significa ’derecho a la medicación’. Así es como se han impuesto las vacunas y los medicamentos a toda la población del globo.

-Una labor que no se cuestiona

Claro, porque, ¿quién va a osar dudar de las buenas intenciones de la Organización Mundial de la Salud? Sin embargo, hay que preguntarse quién controla a su vez esa organización a través de la ONU: el poder económico.

-¿Cree que ni siquiera las organizaciones humanitarias escapan a ese control?

Por supuesto que no. Las organizaciones humanitarias también dependen de la ONU, es decir, del dinero de las subvenciones. Y, por tanto, sus actividades están igualmente controladas. Organizaciones como Médicos Sin Fronteras creen que sirven altruistamente a la gente pero en realidad sirven al dinero.

-Una mafia sumamente poderosa

Omnipotente, diría yo. Ha eliminado toda competencia. Hoy día a los investigadores se les ’orienta’. Los disidentes son encarcelados, maniatados y reducidos al silencio. A los médicos ’alternativos’ se les tilda de locos, se les retira la licencia o se les encarcela también. Los productos alternativos rentables han caído igualmente en manos de las multinacionales gracias a las normativas de la OMS y a las patentes de la Organización Mundial del Comercio. Las autoridades y sus medios de comunicación social se ocupan de alimentar entre la población el miedo a la enfermedad, a la vejez y a la muerte. De hecho, la obsesión por vivir más o, simplemente, por sobrevivir ha hecho prosperar incluso el tráfico internacional de órganos, sangre y embriones humanos. Y en muchas clínicas de fertilización en realidad se ’fabrican’ multitud de embriones que luego se almacenan para ser utilizados en cosmética, en tratamientos rejuvenecedores,etc. Eso sin contar con que se irradian los alimentos, se modifican los genes, el agua está contaminada, el aire envenenado… Es más, los niños reciben absurdamente hasta 35 vacunas antes de ir a la escuela. Y así, cada miembro de la familia tiene ya su pastillita: el padre, la Viagra; la madre, el Prozac; el niño, el Ritalin. Y todo esto, ¿para qué? Porque el resultado es conocido: los costes sanitarios suben y suben pero la gente sigue enfermando y muriendo igual.

LAS AUTORIDADES MIENTEN

-Lo que usted explica del sistema sanitario imperante es una realidad que cada vez más gente empieza a conocer pero nos han sorprendido algunas de sus afirmaciones respecto a lo que define como ’las tres grandes mentiras de las autoridades políticas y sanitarias’

Pues lo reitero: las autoridades mienten cuando dicen que las vacunas nos protegen, mienten cuando dicen que el sida es contagioso y mienten cuando dicen que el cáncer es un misterio.

-Bien, hablemos de ello aunque ya le adelanto que en la revista no compartimos algunos de sus puntos de vista. Si le parece, podemos empezar hablando de las vacunas. A nuestro juicio, afirmar que ninguna vacuna es útil no se sostiene. Otra cosa, que sí compartimos, es que algunas son ineficaces y otras inútiles; a veces, hasta peligrosas

Pues yo mantengo todas mis afirmaciones. La única inmunidad auténtica es la natural y ésa la desarrolla el 90% de la población antes de los 15 años. Es más, las vacunas artificiales cortocircuitan por completo el desarrollo de las primeras defensas del organismo. Y que las vacunas tienen riesgos es algo muy evidente; a pesar de lo cual se oculta. Por ejemplo, una vacuna puede provocar la misma enfermedad para la que se pone. ¿Por qué no se advierte? También se oculta que la persona vacunada puede transmitir la enfermedad aunque no esté enferma. Asimismo, no se dice que la vacuna puede sensibilizar a la persona frente a la enfermedad. Aunque lo más grave es que se oculte la inutilidad constatada de ciertas vacunas.

-¿A cuáles se refiere?

A las de enfermedades como la tuberculosis y el tétanos, vacunas que no confieren ninguna inmunidad; la rubéola, de la que el 90% de las mujeres están protegidas de modo natural; la difteria, que durante las mayores epidemias sólo alcanzaba al 7% de los niños a pesar de lo cual hoy se vacuna a todos; la gripe y la hepatitis B, cuyos virus se hacen rápidamente resistentes a los anticuerpos de las vacunas.

-¿Y hasta qué punto pueden ser también peligrosas?

Las innumerables complicaciones que causan las vacunas -desde trastornos menores hasta la muerte- están suficientemente documentadas; por ejemplo, la muerte súbita del lactante. Por eso hay ya numerosas protestas de especialistas en la materia y son miles las demandas judiciales que se han interpuesto contra los fabricantes. Por otra parte, cuando se examinan las consecuencias de los programas de vacunaciones masivas se extraen conclusiones esclarecedoras.

-Le agradecería que mencionara algunas

Mire, en primer lugar las vacunas son caras y le suponen a los estados un gasto de miles de millones de euros al año. Por tanto, el único beneficio evidente y seguro de las vacunas… es el que obtiene la industria. Además, la vacunación estimula el sistema inmune pero, repetida la vacunación, el sistema se agota. Por tanto, la vacuna repetida puede hacer, por ejemplo, estallar el ’sida silencioso’ y garantizar un ’mercado de la enfermedad’ perpetuamente floreciente. Más datos: la vacunación incita a la dependencia médica y refuerza la creencia de que nuestro sistema inmune es ineficaz. Aunque lo más horrible es que la vacunación facilita los genocidios selectivos pues permite liquidar a personas de cierta raza, de cierto grupo, de cierta región… Sirve como experimentación para probar nuevos productos sobre un amplio muestrario de la población y es un arma biológica potentísima al servicio de la guerra biológica porque permite intervenir en el patrimonio genético hereditario de quien se quiera.

-Bueno, es evidente que hay muchas cosas de las que se puede hacer un buen o mal uso pero eso depende de la voluntad e intención de quien las utiliza. Bien, hablemos si le parece de la segunda ’gran mentira’ de las autoridades: usted afirma que el Sida no es contagioso. Y perdone, pero así como el resto de sus afirmaciones en este ámbito nos han parecido razonadas y razonables, no hemos visto que argumente esa afirmación

Yo afirmo que la teoría de que el único causante del sida es el VIH o Virus de la Inmunodeficiencia Adquirida es falsa. Ésa es la gran mentira. La verdad es que tener el VIH no implica necesariamente desarrollar sida. Porque el sida no es sino una etiqueta que se ’coloca’ a un estado de salud al que dan lugar numerosas patologías cuando el sistema inmune está bajo. Y niego que tener sida equivalga a muerte segura. Pero, claro, esa verdad no interesa. Las autoridades nos imponen a la fuerza la idea de que el Sida es una enfermedad causada por un solo virus a pesar de que el propio Luc Montagnier, del Instituto Pasteur, co-descubridor oficial del VIH en 1983, reconoció ya en 1990 que el VIH no es suficiente por sí solo para causar el sida. Otra evidencia es el hecho de que hay numerosos casos de sida sin virus VIH y numerosos casos de virus VIH sin sida (seropositivos). Por otro lado, aún no se ha conseguido demostrar que el virus VIH cause el sida, lo cual es una regla científica elemental para establecer una relación causa-efecto entre dos factores. Lo que sí se sabe, sin embargo, es que el VIH es un retrovirus inofensivo que sólo se activa cuando el sistema inmune está debilitado.

-Por cierto, usted afirma en su libro que el VIH fue creado artificialmente en un laboratorio

Sí. Investigaciones de eminentes médicos indican que el VIH fue creado mientras se hacían ensayos de vacunación contra la hepatitis B en grupos de homosexuales. Y todo indica que el continente africano fue contaminado del mismo modo durante campañas de vacunación contra la viruela. Claro que otros investigadores van más lejos aún y afirman que el virus del sida fue cultivado como arma biológica y después deliberadamente propagado mediante la vacunación de grupos de población que se querían exterminar.

-También observamos que ataca duramente la utilización del AZT para tratar el sida

Ya en el Congreso sobre SIDA celebrado en Copenhague en mayo de 1992 los ’supervivientes del sida’ afirmaron que la solución entonces propuesta por la medicina científica para combatir el VIH, el AZT, era absolutamente ineficaz. Hoy eso está fuera de toda duda. Pues bien, yo afirmo que se puede sobrevivir al sida… pero no al AZT. Este medicamento es más mortal que el sida. El simple sentido común permite entender que no es con fármacos inmunodepresores como se refuerza el sistema inmunitario. Mire, el sida se ha convertido en otro gran negocio. Por tanto, se promociona ampliamente combatirlo porque ello da mucho dinero a la industria farmacéutica. Es así de simple.

-Hablemos de la ’tercera gran mentira’ de las autoridades: la de que el cáncer es un misterio

El llamado cáncer, es decir, la masiva proliferación anómala de células, es algo tan habitual que todos lo padecemos varias veces a lo largo de nuestra vida. Sólo que cuando eso sucede el sistema inmunitario actúa y destruye las células cancerígenas. El problema surge cuando nuestro sistema inmunitario está débil y no puede eliminarlas. Entonces el conjunto de células cancerosas acaba creciendo y formando un tumor.

-Y es en ese momento cuando se entra en el engranaje del ’sistema de enfermedad’

Así es. Porque cuando se descubre un tumor se le ofrece de inmediato al paciente, con el pretexto de ayudarle, que elija entre estas tres posibilidades o ’formas de tortura’: amputarle (cirugía), quemarle (radioterapia) o envenenarle (quimioterapia). Ocultándosele que hay remedios alternativos eficaces, inocuos y baratos. Y después de cuatro décadas de ’lucha intensiva’ contra el cáncer, ¿cuál es la situación en los propios países industrializados? Que la tasa de mortalidad por cáncer ha aumentado. Ese simple hecho pone en evidencia el fracaso de su prevención y de su tratamiento. Se han despilfarrado miles de millones de euros y tanto el número de enfermos como de muertos sigue creciendo. Hoy sabemos a quién beneficia esta situación. Como sabemos quién la ha creado y quién la sostiene. En el caso de la guerra todos sabemos que ésta beneficia sobre todo a los fabricantes y traficantes de armas. Bueno, pues en medicina quienes se benefician son los fabricantes y traficantes del ’armamento contra el cáncer’; es decir, quienes están detrás de la quimioterapia, la radioterapia, la cirugía y toda la industria hospitalaria.

LA MAFIA, UNA NECESIDAD EVOLUTIVA

-Sin embargo, a pesar de todo, usted mantiene que la mafia médica es una necesidad evolutiva de la humanidad. ¿Qué quiere decir con esa afirmación?

Verá, piense en un pez cómodamente instalado en su pecera. Mientras tiene agua y comida, todo está bien pero si le empieza a faltar el alimento y el nivel del agua desciende peligrosamente el pez decidirá saltar fuera de la pecera buscando una forma de salvarse. Bueno, pues yo entiendo que la mafia médica nos puede empujar a dar ese salto individualmente. Eso sí, habrá mucha gente que preferirá morir a saltar.

-Pero para dar ese salto es preciso un nivel de conciencia determinado

Sí. Y yo creo que se está elevando mucho y muy rápidamente. La información que antes se ocultaba ahora es pública: que la medicina mata personas, que los medicamentos nos envenenan, etc. Además, el médico alemán Ryke Geerd Hamer ha demostrado que todas las enfermedades son psicosomáticas y las medicinas no agresivas ganan popularidad. La mafia médica se desplomará como un castillo de naipes cuando un 5% de la población pierda su confianza en ella. Basta que ese porcentaje de la población mundial sea consciente y conectado con su propia divinidad. Entonces decidirá escapar de la esclavitud a la que le tiene sometida la mafia y el sistema actual se derrumbará. Tan sencillo como eso.

-¿Y en qué punto cree que estamos?

Pues no sabría cuantificarlo pero pienso que probablemente en menos de 5 años todo el mundo se dará cuenta ya de que cuando va al médico va a un especialista de la enfermedad y no a un especialista de la salud. Dejar a un lado la llamada ’medicina científica’ y la seguridad que propone para ir a un terapeuta es ya un paso importante. También lo es perder el respeto y la obediencia ciega al médico. El gran paso es decir no a la autoridad exterior y decir sí a nuestra autoridad interior.

-¿Y qué es lo que nos impide romper con la autoridad exterior?

El miedo. Tenemos miedo a no acudir al médico. Pero es el miedo, por sí mismo, quien nos puede enfermar y matar. Nos morimos de miedo. Se nos olvida que la naturaleza humana es divina, es decir, concebida para comportarnos como dioses. ¿Y desde cuándo los dioses tienen miedo? Cada vez que nos comportamos de manera diferente a la de un dios nos ponemos enfermos. Esa es la realidad.

-¿Y qué cree que pueden hacer los medios de comunicación para contribuir a la elevación de la conciencia en esta materia?

Informar sin intentar convencer. Decir lo que sabéis y dejar a la gente hacer lo que quiera con la información. Porque intentar convencerles sería imponer otra verdad y de nuevo estaríamos en otra guerra. Se necesita sólo dar referencias. Basta decir las cosas. Luego, la gente las escuchará si resuenan en ellos. Y si su miedo es mayor que su amor por sí mismos dirán: ’Eso es imposible’. En cambio, si tienen abierto el corazón, escucharán y se cuestionarán sus convicciones. Es entonces, en ese momento, cuando quieran más, cuando se les puede dar más información.

Laura Jimeno Muñoz

« Newer Posts