Diversidad funcional o la autogestión individual de nuestras vidas.

8 octubre 2013

El Juicio Pendiente

Filed under: Artículos de opinión — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 13:45

Por Sara Rosenberg

Escucho en Telesur una entrevista a un diputado venezolano de origen sirio. Ha estado en el frente de batalla y ha regresado hoy a su país. Ha combatido contra los mercenarios, tiene una clara conciencia antiimperialista y por lo tanto  internacionalista. Y habla como sólo se puede hablar cuando la verdad atraviesa las palabras. Con emoción y con hechos. No hay en sus palabras ningún detalle que no sea significativo, ningún concepto general o retórico. Habla con eso que Foucault subraya de los griegos: la parrusía.(1) Tal como se debería escribir o hablar siempre: con una voz capaz de transmitir experiencia, de hacer que la palabra y la experiencia vivida y narrada sean memorables, que produzcan pensamiento y experiencia compartida.  Y es lo que este hombre hace al narrar su experiencia, que es al mismo tiempo una lección de narrativa oral.

Pero en el territorio del ruido, en el territorio donde la cultura neoliberal se ha impuesto, esa voz no se oye,  no hay voces que nombren la totalidad ni que sean capaces de transmitir una experiencia memorable. Aquí, en la Europa de las altas fronteras, de la complicidad con las guerras coloniales y de la perversión informativa, las palabras parecen enfermas, asustadas y cargadas de demagogia funcional al sistema. Palabras sin actos, sin cuerpo. Discursos “bienpensantes”, “correctos”  que  son como la cueva del topo que cava paredes subterráneas temeroso de sus semejantes, que se le figuran depredadores y peligrosos competidores. Esa es la afectividad y la cultura neoliberal de los “países desarrollados”. El ruido cubre la palabra, la información sirve para desinformar, ocultar, mentir y confundir. Se trata de enmarañar detalles insignificantes en tertulias y páginas destinadas a ocultar los crímenes brutales de un sistema que tiene nombre pero no se nombra : capitalismo, y tampoco se nombra el verbo que  le es constitucional y constante: robo. La frontera define los silencios necesarios para sostener el sistema de mercado y el statu quo. Adscritas a la ley de la muerte,  las palabras aparentan denunciar la situación, pero sólo la justifican. Y hasta los discursos más elementales están contaminados de ese lenguaje que se pierde en el fragmento o en la indiferencia. Ay de las palabras si no sirven para nombrar lo que nos esclaviza y los caminos para romper la esclavitud.

Pero vuelvo a las palabras luminosas del compañero diputado. Decía algo tan brutal como que los campos de refugiados sirios de Turquía y de Jordania, adonde  debería llegar el dinero de la ONU – que manda 700 dls. por refugiado-  son en realidad cárceles donde la gente muere. No solo no llega el dinero que se quedan los gobiernos de Turquía y Jordania, sino que las familias son rehenes de los mercenarios que se llevan a los jóvenes al frente y los obligan a apoyar a los terroristas-mercenarios porque si no lo hacen, matan a sus familias refugiadas y rehenes de los contras. Hay casi dos millones de refugiados, continúa diciendo y si la Onu paga 700 E.  por cada uno, los gobiernos se están embolsando un millón cuatrocientos mil.  Cifras atroces, contundentes.

Tamaña perversión sólo evidencia cómo funciona el sistema del robo al que cada cuatro años votamos, mientras aprendemos a callar o a hablar de lo permitido que son sólo los alrededores del ombligo. Y hoy, 4 de octubre del año 2013, en Sevilla ha muerto un joven de veintitrés años de hambre, después de haber sido como dicen los cínicos medios de prensa “trasladado a un albergue y a un hospital donde fue dado de alta” (¡Ay el lenguaje!) lo cierto es que hoy un joven de veintitrés años ha muerto de hambre y no hay literatura que nos salve. Ha muerto despojado de sus derechos elementales -trabajo, techo y salud- por una mafia que tiene nombre y apellido y que circula tranquilamente por las calles y los restaurantes caros y los actos culturales y las revistas de papel cuché que una masa de adictos al sistema devora con la ilusión malsana de ser como, de ingresar al elemento del crimen y compartir el crimen, sin detenerse a pensar que el criminal debería ser juzgado, que es necesario que sea encarcelado y obligado a devolver lo que ha robado y pague sus crímenes. ¿Por qué es impensable hacer un juicio por la muerte de este  joven, y de tantos otros muertos a causa de las leyes del sistema que ampara estos crímenes?

Hoy también, doscientos inmigrantes desesperados, perseguidos, hambrientos, se han ahogado en las aguas cercanas a la isla de Lampedusa, -como aquel conde de Lampedusa que escribió aquella novela vuelta película y decía:  “que todo cambie para que nada cambie”, y que hoy es una tesis central del neoliberalismo, el techo bajo el que crece el crimen cotidiano. Dirán que hay una ley y hay constitución, que en estos territorios hay paz, pero la verdad es que la ley que opera es la ilegalidad de la corrupción, del crimen, del sistema de propiedad sobre el derecho humano, la tortura, la custodia de las fronteras, el negocio de la guerra. Porque los países de esos inmigrantes ahogados, fueron previamente destruidos por las bombas y los negocios de las grandes empresas de USA y Europa.

Y los inmigrantes asesinados, el joven que muere de hambre en la puerta de un hospital, los refugiados-rehenes sirios en Jordania y Turquía, la destrucción brutal de la infraestructura y la vida de los sirios, tienen el mismo sello, es el mismo autor criminal que hoy genera el desabastecimiento y el sabotaje eléctrico en Venezuela, la contaminación de la amazonía ecuatoriana, es el  mismo autor que bloquea Cuba, que arma ejércitos terroristas mercenarios, es el autor criminal sólo interesado en ganar y saquear el petróleo y los recursos naturales para alimentar y seguir alimentando la maquinaria depredadora del planeta.  Y el autor criminal tiene nombre propio. La lista de empresas y gobiernos que las sostienen existe y es pública.(2)

Todos estos casos y muchos más deben ser tratados como crímenes de guerra, como atentados contra la legalidad internacional, y juzgados por tribunales del pueblo capaces de detener el crimen con las armas de la ley.  La ley existe, no hay que inventarla. Hay que nombrarla, ponerla en marcha y hacerla operativa. La demagogia neoliberal sólo contribuye a postergar el juicio a los culpables. En su último discurso en la ONU, el presidente Evo Morales ya lanzó esta propuesta. Habló de la necesidad de crear un tribunal internacional de los pueblos contra los crímenes del imperio. Crímenes que se amparan en la principio de excepcionalidad que Usa puso en marcha en el 2001. Excepcionalidad que es una carta blanca para el crimen.

Los titulares y las tertulias no agregan nada a la voz moralista del Papa que habló de vergüenza. Yo le diría a todos los moralistas avergonzados de un día o dos, que la solución está ahí: exigir que se cumplan las leyes y juzgar a los criminales.

Sí, “la vergüenza es un sentimiento revolucionario” pero sólo en la medida que sirva para transformar esta sociedad que ya parece haber naturalizado los crímenes de lesa humanidad.

¿Es neoliberalismo afectivo, neoliberalismo emotivo, crimen consensuado, abulia y confusión?  Si así fuera, si fuéramos esclavos conformes alucinados por las luces y  la rapidez de nuestras inocuas comunicaciones, seríamos ya no culpables, sino simplemente imbéciles. Esclavos que concensúan su esclavitud.  Hijos del miedo, que la muerte los encuentre confesados, diría el Papa y continuaría con su discurso sobre lo que hay que sentir o no sentir, eso sí:  nunca la ira del justo, que sería el camino hacia la exigencia del cumplimiento de la ley.

Por eso, en la lista para el futuro juicio al sistema, agreguemos y no olvidemos:

Pietr Piskozub, veintitrés años, 30 kilos, Sevilla, España. Muerto por hambre.

Doscientos muertos en Lampedusa, a quienes se otorga la nacionalidad del cementerio donde serán enterrados como N.N. Mientras se multa y expulsa a los supervivientes.

Dos millones de refugiados sirios en Jordania y Turquía, muriendo por las condiciones impuestas por el imperio y sus mercenarios.

¡Juicio y castigo a los culpables! ¡Memoria, verdad, justicia!

(1.)De manera más precisa, la parresia es una actividad verbal en la cual un hablante expresa su relación personal a la verdad, y corre peligro porque reconoce que decir la verdad es un deber para mejorar o ayudar a otras personas (tanto como a sí mismo). En parresia, el hablante usa su libertad y elige la franqueza en vez de la persuasión, la verdad en vez de la falsedad o el silencio, el riesgo de muerte en vez de la vida y la seguridad, la crítica en vez de la adulación y el deber moral en vez del auto-interés y la apatía moral. (Foucault-1983, resume el concepto de parresía del Antiguo testamento)
(2.)file:///Users/sararosenberg/Desktop/tribunales de pueblo/corporaciones delito economico/PETRAS : Londres: El mejor refugio para criminales que el dinero puede comprar | CONTRAINJERENCIA.html

Fuente: La Pupila Insomne

Anuncios

10 noviembre 2012

España, rescatada pero no salvada

Filed under: Artículos de opinión — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 12:17

Hemos recibido la traducción del siguiente artículo de Raymon Zhong publicado el pasado día 30 de Octubre en The Wall Street Yournal, que nos deja un claro reflejo de como en el ámbito internacional se percibe la  actual situación de España y que por el interés de su contenido os trasladamos.

España, rescatada pero no salvada

por Raymond Zhong

Mientras Mariano Rajoy reflexiona sobre la posibilidad de otro rescate, la profunda disfunción política se mantiene. Este es el problema que no va a arreglarse con los rescates a Europa.

En los recientes intentos de España por enderezar su economía, ha surgido un patrón: intervención tras intervención, con titubeos a medida que el problema se agrava, “reformas” que acaban siendo subidas de impuestos (y en ocasiones lo que parecen ser “amiguismos”).

El mes pasado, La Moncloa anunció “quizás una de las reformas más necesarias” para hacer frente al “agujero de la deuda dejada por los gobiernos anteriores”. Desde 1998, España ha subvencionado la producción de energía renovable a través de primas en las tarifas eléctricas, exigiendo a las compañías eléctricas pagar a los productores de energías renovables un fijo por encima de los precios de mercado para su producción. Funcionó. En 2008, España fue responsable de la mitad de las nuevas plantas de energía solar creadas en el mundo en términos de potencia.

Pero para que la factura de la electricidad de los hogares no creciera demasiado rápido, el gobierno cubriría los costes adicionales de las eléctricas. El “déficit de tarifa” acumulado ha crecido hasta llegar a los 24 mil millones de euros en este año, y se prevé que continúe creciendo 5 mil millones de euros cada año (el déficit presupuestario para toda España en 2011 fue de 100 mil millones).

La solución dada en septiembre es un impuesto del 6% sobre toda la producción de energía, renovable o no. El Tesoro español también asumirá 2.1 millardos de euros en los costes del próximo año debido a las obligaciones pendientes. La aparición de nuevos impuestos sobre los residuos nucleares y la energía hidráulica complementarán las medidas, con lo que se espera eliminar el nuevo déficit a partir de 2013.

Al anunciar la reforma, la ministra Soraya Sáenz de Santamaría afirmó estar segura de que las medidas no afectarían a los hogares, Citi, sin embargo, estima que 1,1 millardos de euros de los nuevos ingresos del próximo año vendrán de los consumidores, a los que las eléctricas transmitirán sus altos costes.

Esta no es exactamente la reforma que los analistas esperaban unos meses atrás, en julio, el ministro de Industria, José Manuel Soria propuso gravar viento, la generación de energía solar y térmica a una tasa mayor que la producción de combustibles fósiles para pagar el déficit, déficit que después de todo, se había generado previamente para pagar a los productores de energías renovables. Pero el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro insistió en que el nuevo impuesto sería independiente de la tecnología.

Tenemos alguna idea de por qué: el hermano del señor Montoro y el hermano de su jefe de gabinete forman parte de un grupo de presión que asesora a empresas solares. “Este conflicto [de intereses] que estamos analizando no existe porque no hay una política fiscal en materia de energía que hayamos cambiado”, dijo el señor Montoro a Bloomberg en agosto. “Hemos hablado de ello, pero la política no se ha decidido.” La política se decidió en el Consejo de Ministros unas semanas más tarde.

El pesimismo brota en España cuatro meses después de que la UE haya rescatado a los bancos españoles y casi dos meses después de que Mario Draghi comprometiera al Banco Central Europeo a reducir los costes de endeudamiento de Madrid. Se espera que habiendo dejado atrás las elecciones de este mes en Galicia y el País Vasco, Mariano Rajoy esté a punto de hacer una petición formal a Europa para un rescate total, o eso se cree. Algunos sostienen que el presidente va a retrasar aún más la petición, para evitar que la decisión parezca fijada por el calendario electoral.

También hay dudas acerca de si Angela Merkel aceptará otra solicitud de ayuda, incluso si desde Madrid sólo se pide una línea de crédito preventiva en lugar de préstamos inmediatos. La máxima para el señor Rajoy es idéntica a la de todo adolescente: Si no estás seguro de obtener un “sí”, entonces es mejor no preguntar.

El lanzamiento de globos sonda es una estrategia para las reformas con la que los españoles están íntimamente familiarizados. Con el Partido Popular disfrutando de la mayoría más amplia de la historia en el Congreso, y dominando 11 de los 17 gobiernos regionales de España, el Sr. Rajoy es el líder más poderoso del país en décadas. Sin embargo, desde que entró al poder el diciembre pasado, el gobierno del PP ha gestionado tímidamente la crisis. Un banquero de Madrid llama a esto de manera poco halagadora el “enfoque japonés”.

La cautela parece estar funcionándole en el extranjero al señor Rajoy, cuyo desaborido y sumiso estilo político tiene su pariente más cercano en los burócratas del Partido Comunista de China. Como el presidente griego Samaras Antonis, el Sr. Rajoy posee el favor de la Sra. Merkel, siguiendo órdenes, produciendo con gotero reformas económicas y manteniendo la paz en casa. Un estilo Berlusconi o Papandreu parece poco probable que se de.

Como tan poco probable es que se de: una revisión del sistema de pensiones, una reforma seria del mercado de trabajo o una reestructuración de los edificios municipales y el sector público. Mantener un pie en el default permite el señor Rajoy no tener que hacer algo tan drástico: la mera promesa de un colchón del BCE ha provocado el desplome de los costes de financiación del país.

También libera el señor Rajoy para hacer frente a otras prioridades nacionales. En su primera aparición en la Asamblea General de la ONU el mes pasado, el Sr. Rajoy pidió a Gran Bretaña a reanudar las conversaciones bilaterales sobre la soberanía de Gibraltar, a lo que David Cameron se negó.

¿Por qué esta disfunción de la clase política? César Molinas, ex integrante del Ministerio de Economía y de Merrill Lynch, publicó un ensayo valiente en El País el pasado mes culpando al sistema electoral. Debido a que los votantes españoles eligen a sus legisladores mediante listas cerradas elaboradas por los barones del partido, los políticos responden a los líderes del partido y no a los votantes. Un sistema de first-past-the-post, defiende César Molinas, disolvería la influencia de las maquinarias partidistas.

La tesis tiene mucho a su favor. La estructura de los partidos, al mismo tiempo de arriba hacia abajo y altamente descentralizada, enreda a la capital en una telenovela constante con los gobiernos regionales.

Para el horror de Europa, el Sr. Rajoy aplazó la publicación de su primer presupuesto general hasta que los electores andaluces eligieran  a su nuevo gobierno, fue en marzo y tras tres meses en el cargo. Esto no fue debido a que el señor Rajoy necesitara necesariamente una mayoría de su partido en el decimosegundo gobierno regional, se debió a que el jefe del PP de Andalucía en ese momento, Javier Arenas, es un hombre de confianza del señor Rajoy. El Sr. Arenas desde hace años puja con Dolores de Cospedal, ambiciosa baronesa del PP en Castilla-La Mancha, por influencia dentro del partido.

Sin embargo, la disfunción tiene también una explicación más sencilla, la importancia en España del enchufismo, del estar conectado. No hay trabajo, ni en el banco central, ni en el Tribunal Constitucional o el cuerpo diplomático al que se pueda llegar sin la aprobación de los jefes del partido. La burbuja inmobiliaria comenzó cuando las cajas de ahorros regionales se convirtieron en vehículos para los préstamos dirigidos políticamente.

De ahí que todos los partidos estén poblados de mediocres a todos los niveles: desde José Bono, antiguo ministro de defensa de los socialistas, un populista al estilo campechano centroamericano; al ministro de Educación, José Ignacio Wert, quien se comprometió a “hispanizar” a los niños catalanes para resolver la crisis secesionista.; o al ex-secretario general del Partido Socialista José Blanco, quien recibió la Gran Cruz de la Orden de Carlos III el diciembre pasado, sólo dos días después de que el Tribunal Supremo abriera una investigación sobre acusaciones de soborno.

Y en España como en otros países, el privilegio clientelar es su propia propagandista. Una encuesta de 2010 realizada por Monster hizo público que el 72% de los españoles querían trabajar en la administración pública, “no hay emprendedores en España”, me comentaba un gestor de inversiones con tristeza.
Como en el lío de España, en la crisis de Argentina de hace una década (esta es la comparación que a nadie le gusta que aparezca) había fundamentos económicos claros. Pero el daño profundo se hizo también para la reputación del gobierno argentino. Mucho es arbitrario y cruel acerca de cómo España se rige, también. La descripción en 1937 de W.H. Auden en su poema “España” viene a la mente: “that arid square, that fragment nipped off from hot / Africa, soldered so crudely to inventive Europe.”

Fuente: The Wall Street Yournal

30 septiembre 2012

El ministerio de la Mato, Mata

Filed under: Artículos de opinión — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 21:05

Por Mª Ángeles Sierra.

Artículo 49 de la constitución.

Los poderes públicos realizarán una política de previsión, tratamiento, rehabilitación e integración de los disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos, a los que prestarán la atención especializada que requieran y los ampararán especialmente para el disfrute de los derechos que este Título otorga a todos los ciudadanos.

En su Artículo 1. 4. Sobre Modificación de la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud, El Real Decreto 16/2012, de 20 de abril,  se reconoce que:

“A los efectos de lo establecido en el presente artículo, tendrán la condición de beneficiarios de un asegurado, siempre que residan en España, el cónyuge o persona con análoga relación de afectividad, que deberá acreditar la inscripción oficial correspondiente, el ex cónyuge a cargo del asegurado, así como los descendientes a cargo del mismo que sean menores de 26 años o que tengan una discapacidad en grado igual o superior al 65%.”

Lo que viene a significar que la prestación sanitaria y médico farmacéutica reconocida a través del artículo 12 la Lismi y posteriormente desarrollada que venía a otorgar ese mismo derecho a toda persona mayor de edad con discapacidad en grado igual o superior al 33%, ha sido cepillada , de rondón y por la puerta de atrás, con el beneplácito de la minoría silenciosa, pero eso sí representativa y a dedo del Sr Mariano Rajoy , de estructuras como el CERMI y sus componentes o el propio Consejo Nacional de la Discapacidad y sus respectivos consejos autonómicos y municipales.

Ya por 1999, no tenemos datos más actuales porque el estudio de la población de personas con discapacidad, solo interesa cuando por ello se mueven prebendas, determinaba que en España habría 3.528.221 personas con discapacidad. Lo que significa que esos 3.528.221, estaban absolutamente acogidos por el sistema de salud. Al introducir esta barbaridad, la realidad con la que nos encontraremos no será otra que aquellos que superados los 26 años, no alcancen el 65% de grado de discapacidad se quedarán sin cobertura médico-farmacéutica.

Basta para que nos hagamos una idea con decir que de 1.771.636 personas valoradas en 2000 por los centros base del IMSERSO, 216.205 no alcanzaban el grado de minusvalía y 744.831 estaban por debajo de ese 65% requerido*

Si a esto sumamos que en 2008 según nos dice el INE en 1010: − El 66,5% de las personas en edad de trabajar con discapacidad legalmente reconocida, eran inactivos, podemos seguir haciéndonos idea de otra de las grandes barbaridades, inconstitucional, dicho sea de paso, a la que acabará sometiendo a la población más vulnerable el Ministerio de Ana Mato.

Pero a esta cruda realidad hay que sumarle, que esa tan cacareada igualdad de oportunidades con la que se llenan la boca se verá diezmada en lo que se refiere a prestaciones ortoprotésicas que si ya antes eran difíciles de alcanzar nos pondrá ahora en una situación no muy superior a la tercermundista.

Solo me queda decir que cuando escribo esto, intentando informar siendo breve y no aburrida, me embarga el asco, la decepción, la desesperación y una rabia contenida, porque no nos merecemos este sistema tan mezquino, injusto, insolidario hipócrita y nocivo que tenemos.

¡Que se vayan!

17 septiembre 2012

El dolor está servido.

Filed under: Artículos de opinión — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 11:49

 

Por Mª Ángeles Sierra.

 

"No veo reflexión ni lucha. En el fondo, todos piensan lo mismo. El pueblo español aprenderá con dolor a dejar de creer que existen diferencias entre los políticos. […] O la ciudadanía se echa a la calle o no hay nada que hacer, porque no hay solución a la crisis dentro de la política actual".
(Julio Anguita)

Reflexionar consiste en pensar atenta y detenidamente sobre algo. Lucha, según una de sus acepciones en el diccionario de la RAE se define como el esfuerzo que se hace para resistir a una fuerza hostil o a una tentación, para subsistir o para alcanzar algún objetivo.

El acto de reflexionar, ya implica en si mismo el acto de luchar en tanto en cuanto al esfuerzo intelectual que ha de hacerse para resistir a una fuerza hostil o a una tentación y ese y no otro, tal vez debería de ser nuestro punto de partida.

Nuestra realidad social, política y económica es la que es, tan terrible como es y posiblemente más si fuéramos conocedores en profundidad de la historia y los desencadenantes que nos han llevado a esa realidad. Pese a que no somos conocedores ni disponemos todos de las mismas herramientas intelectuales y técnicas para llegar a comprender en profundidad, podemos como pueblo soberano transformarla, pero no sin antes haber dado de forma previa individual ese salto colectivo de profundizar en esa lucha de la reflexión.

Los representantes de los poderes públicos de nuestra sociedad, dimanan de la sociedad en si misma, luego no son más que el espejo de la sociedad en el que esta se refleja y de la que cada uno de nosotros somos parte. Si queremos cambiar la imagen que se refleja en ese espejo indefectiblemente habremos de cambiar nuestra forma y nuestra posición para que aparezcamos reflejados de otra manera, dentro del mismo.

Comparto plenamente la observación de Julio Anguita de que no hay solución a la crisis dentro de la política actual y mucho menos aun, cuando en un acto de irreflexión como colectividad estamos siendo su soporte y sustentación. Creo que por desgracia, la inmensa mayoría de nosotros, ciudadanos y ciudadanas estamos siendo víctimas de nuestro propio engaño y con ello estamos permitiendo, consintiendo e incluso propiciando cuanto nos está ocurriendo.

La realidad no es otra muy diferente de que el país entero está secuestrado por un poder totalitarista, capitalista y financiero sabedor de que no tiene rivales políticos capaces de enfrentarse a ellos, entre otras razones porque ya se procuró de alimentar a esa previsiblemente parte crítica, a la par que pantomímica que admitámoslo o no, sustentamos de forma directa o indirecta,  la mayoría de nosotros. Mientras el PSOE, IU, UGT o CCOO como máximas fuerzas políticas y sindicales, sustentadas por el consentimiento y la subjetiva pasión, desde mi punto de vista absolutamente equivocada de sus militancias, continúen siendo legítimos representantes mayoritarios de la fuerza social, la misma que nosotros les hemos de forma directa e indirecta otorgado, manteniendo con ello el actual juego de la perversión política de la dominación de los poderes establecidos ante los ciudadanos como si la suma de éstos no fuera el poder del Estado en si mismo, difícilmente encontraremos vías de solución.

Esto no deberíamos verlo como una cuestión del PSOE, en solitario o aliado contra el PP, a su vez aliado o no con otros partidos útiles en el espectro político o de CCOO y UGT, siempre agarradas de la mano para con ello demostrarnos que la mayoría social les pertenece, mientras titubean al unísono, al tiempo que con esta medida discriminan y obstaculizan el verdadero sentir de sus propias bases, reflejado perfectamente en la lucha oculta y silenciada de otros partidos y sindicatos mucho menos representativos en número de asociados, lo que no significa que no sean por otra parte el reflejo mayoritario del pensamiento del pueblo.

Prueba de ello bien podría ser el hecho de que cada vez que PSOE, UGT y CCOO convocan algún tipo de manifestación, el seguimiento, al que se suman esas fuerzas apartadas, tanto sectoriales como sindicales y políticas, es masivo. Siempre que las reivindicaciones sean las nuestras, soy partidaria de que todos unidos hemos de salir a la calle, pero no para que una y otra vez caigamos en la torpeza de nuestra propia trampa, dejándonos convertir en meros actores secundarios dentro de un escenario en el que posteriormente no se va a luchar por nada, que no sea si acaso el mantener y seguir sosteniendo un juego político perverso y asquerosamente manido, por lo que al final estamos delegando y malgastando nuestras fuerzas, las pocas que ya nos quedan, en el sentido contrario, una y otra vez.

Soy de la opinión, de que difícilmente llegaremos a algún sitio, si antes de enfrentarnos a ese capitalismo voraz y pervertido, no somos capaces de despojarnos de esa izquierda postiza y también pervertida, alidada con la que se sustenta y sustentamos a nuestro gran enemigo.

Echarnos a la calle, sí, pero después de la reflexión, después de la aceptación, con estrategia y objetivos y siempre con honestidad y desprovistos de nuestro propio secuestro emocional a la hora de emprender el camino.

Se me hace duro pensarlo, pero el dolor que aun nos espera, como se anuncia en la cita de Anguita que utilice como entrada para llevarme  a esta reflexión, está servido.

30 agosto 2012

Derecho efímero o el recorte más canalla.

Filed under: Artículos de opinión — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 10:38

Por José Manuel Ramírez Navarro.

EN la Grecia clásica sólo se consideraba ciudadano de pleno derecho a aquellas personas libres y con sus necesidades básicas cubiertas, porque sólo ellas podían participar activamente en el gobierno de la polis, en el arte y en la filosofía. De la misma manera, en la sociedad actual sólo pueden ser ciudadanos en el pleno sentido de la expresión, quienes tienen garantizadas sus necesidades básicas. De ahí que la cuestión de los derechos sociales, como garantía de esas necesidades, constituyan una auténtica Cuestión de Estado, junto a las libertades y las instituciones democráticas. Sin ellos muchas personas pasarán de la condición de ciudadanía a la de súbditos.
Los derechos sociales, fundamentos del Estado del Bienestar, constituyen la base del pacto social sobre el que se sustentan las democracias occidentales. No son un adorno en épocas de bonanza, porque no los financia una clase pudiente (que en España, por cierto, contribuye muy poco al mantenimiento del Estado y de sus políticas sociales, en comparación con cualquier país europeo), sino el salario diferido que a través de la fiscalidad todos y todas aportamos.

En este marco, nuestra Constitución proclama a España como un Estado Social y Democrático de Derecho. En consecuencia, cuestionar los derechos sociales es cambiar el modelo de Estado y sociedad que decidimos darnos al aprobar la Constitución de 1978, y hacerlo al margen de los mecanismos democráticos previstos para una reforma constitucional no deja de ser un auténtico golpe de Estado.
La evidencia de la capacidad económica del gasto destinado a satisfacer derechos sociales, la dan los países que mayor desarrollo han logrado y que mejor están resistiendo los envites de la crisis. No es cierto que hayamos gastado en protección social más de lo que podemos; muy al contrario, España adolece de un auténtico raquitismo en esta materia: mientras que nuestro PIB es el 94% del de la UE-15, nuestro gasto público social es del 72%. Si lo lleváramos a lo que corresponde en porcentaje del PIB, tendríamos 66.000 millones de euros más cada año para nuestro Estado del Bienestar.

El recorte más canalla a través del Real Decreto-ley 20/2012, supone la práctica destrucción del sistema de atenciones y el retroceso de los derechos de las personas en situación de dependencia y de sus familias, incluso a los años anteriores a la aprobación de la Ley 39/2006. Se trata, por tanto, de una derogación de la Ley de dependencia, burdamente enmascarada en la falsa necesidad de sacrificios a que se está sometiendo al conjunto de la sociedad española. Las medidas que contiene son desalmadas y crueles con las personas, al tiempo que son antieconómicas. Entre las medidas adoptadas se pueden destacar como especialmente inútiles y sangrantes las siguientes: Se crea un plazo suspensivo de dos años (decenas de miles de dependientes morirán antes de recibir la ayuda), se suspende la incorporación de dependientes con Grado I (moderados) hasta el 2015, se incrementan las aportaciones y afectará al patrimonio de las personas dependientes, se reduce la cuantía de las prestaciones económicas por cuidados en el entorno familiar en un 15%. Se eliminan las cotizaciones de los cuidadores no profesionales en el entorno familiar. Dicha revisión consiste en las 170.000 personas por las cuales se cotiza actualmente en el régimen especial de cuidadores.

La reducción dramática de 818 millones de euros (en Andalucía 177) tendrá como resultado: destrucción de la red de servicios, cierre de empresas del sector, pérdida de empleos, descensos en la recaudación pública (retornos) y, como única salida para las personas, el refugio en unas cada vez más miserables prestaciones económicas a las familias que cuiden de los suyos ante la imposibilidad de costearse servicios. Las medidas adoptadas suponen dejar de inyectar al sistema fondos públicos por importe de más de 800 millones de euros sólo en el ejercicio 2012. Invertidos inteligentemente en servicios necesarios para las personas dependientes, tales cantidades habrían supuesto la creación de 20.000 puestos de trabajo y unos retornos (directos e indirectos) a las arcas públicas de 352 millones de euros que, sumados a los retornos inducidos, podrían haber alcanzado una cifra cercana a los 500 millones de euros. Por el contrario, se depreciarán todas las atenciones a más de 780.000 personas, se destruirán con toda seguridad en lo que resta de año 2012 más de 10.000 puestos de trabajo y se incrementará el déficit público al detraerse aún más los ingresos derivados de los retornos que aporta el sector de las atenciones personales en Servicios Sociales.

El destrozo total del sistema es tan evidente que sólo caben dos posibilidades de valoración de la maniobra: o se trata de una demolición cruel y calculada de la Ley de dependencia o bien se ha cometido una torpeza de tal calibre que exigiría la dimisión de más de un responsable ministerial.

Fuente: Málaga Hoy

21 julio 2012

DERECHO A DESOBEDECER

Filed under: Artículos de opinión — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 9:59

 

Juan Torres López
Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla

El pueblo español y otros europeos hemos comenzado a vivir bajo una tiranía.

Las autoridades imponen políticas que provocan daños económicos, físicos y morales a la mayoría de la población. Reducen los ingresos y aumenta la pobreza y la exclusión (solo entre 2009 y 2010 aumentó en 1,1 millones el número de personas pobres en España). Disminuyen la financiación de los servicios públicos básicos, lo que hace que aumente la mortalidad, las enfermedades y todo tipo de daños psicológicos y personales (la tasa de mortalidad ha aumentado un 20% en Portugal desde que empezaron a adoptarse las políticas de ajuste y la esperanza de vida ha bajado por primera vez en España). Recortan los derechos de los más desfavorecidos al mismo tiempo que aumentan los privilegios de quienes gozan de más renta y riqueza (la desigualdad aumentará en España un 9% en 2012 como consecuencia de los recientes ajustes fiscales del PP).

Además, imponen estas medidas recurriendo a todo tipo de mentiras.

Dicen que las toman para mejorar la economía pero esta está peor que antes de tomarlas. Nuestra prima de riesgo esta más de 400 puntos por encima de la que había en mayo de 2010 cuando empezaron los recortes que Zapatero y luego Rajoy dijeron que había que tomar para que bajase.

Dicen que las reformas del mercado laboral son para crear empleo y lo que sucede es que la tasa de paro está cinco puntos más alta que antes de aprobarse.

Dicen que hay que reducir el gasto social para disminuir la deuda y resulta que ahora está casi 17 puntos más arriba en porcentaje sobre el PIB que hace dos años porque lo que ocurre, lógicamente, es que con menos gasto público se generan también menos ingresos en todas las actividades.

Dicen que hay que reducir el gasto en personal público porque no hay dinero pero privatizan servicios a base de contratos a favor de empresas privadas que son más caros que el personal que ahorran. Así ha pasado, entre otros muchos casos, con la privatización del servicio de expedición de vidas laborales de la Seguridad Social pagando 4,7 millones de euros a una empresa privada.

Dicen que no hay dinero pero se sacan de la manga cuando les conviene miles de millones para salvar a los banqueros corruptos, conceden amnistías fiscales, desmantelan la lucha contra el fraude fiscal y renuncian a obtener los ingresos que podría proporcionar combatirlo de frente y eficazmente. Solo en pago de deuda ilegítima que deberíamos repudiar nos hemos gastado en 2008, 2009 y 2010 algo más de 122.800 millones de euros.

Dicen que todas esas medidas son imprescindibles para salir de la crisis pero la realidad indiscutible es que no hay ninguna experiencia en el mundo de algún país que haya salido de una parecida adoptando este tipo de políticas. Al revés, le han hecho frente mejor quienes hacen lo contrario.

Y entre tanta estafa y falsedad, nuestras instituciones han quedado viejas y resultan inútiles. Ni el PP ni el PSOE son capaces de aportar soluciones a la situación ni de enfrenarse con inteligencia, valentía y dignidad a las imposiciones de los poderes financieros. Pero no tienen inconveniente en repartirse cerca de 25 millones de euros en subvenciones solo para el primer trimestre de 2012, según acaba de publicar el Boletín Oficial del Estado.

El Presidente del Gobierno ha reconocido ante el Pleno del Congreso de los Diputados que en España no tenemos libertad, y ninguna institución, ningún juez, ningún fiscal, ningún partido pide cuentas por reconocer que la voluntad del pueblo ha sido secuestrada.

El Rey, cuya función constitucional es la de arbitrar con equidistancia, toma partido y gobierna a favor de la oligarquía que se beneficia de estas políticas y de los recortes con los que está en desacuerdo el 70% de la población española.

La Constitución es un papel mojado porque no garantiza el ejercicio de derechos básicos, ni la soberanía nacional, ni el libre albedrío de todos sus ciudadanos, ni la defensa de nuestro patrimonio ni la de los intereses económicos de la Nación española, ni, por supuesto, la libertad que Rajoy reconoce sin inmutarse que nos han robado.

Y en Europa se asienta el cerebro del Tirano: no hay manera democrática de hacer frente a las imposiciones de la banca, cuyos antiguos directivos han tomado al asalto las grandes instituciones, y donde sus autoridades incluso comienzan a declararse, como en el Estatuto del Mecanismo Europeo de Estabilidad, inmunes e inviolables (artículo 35.1) decidan lo que decidan y hagan lo que hagan.

Los españoles no tenemos por qué aceptar la traición de nuestros gobernantes y la imposición de políticas injustas y basadas en mentiras, que solo benefician a las minorías privilegiadas, ya salgan de La Moncloa, de Bruselas o del mismo infierno. “Cuando el gobierno viola los derechos de los ciudadanos la insurrección es para el pueblo, y para cada porción del pueblo, el más sagrado de sus derechos y el más indispensable de sus deberes”, tal y como decía el artículo 35 de la Declaración de los Derechos del Hombre de 1793, porque, como también afirma la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su Preámbulo, el pueblo tiene el “supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión”.

Si los pueblos no hubieran ejercido estos derechos, si no hubieran desobedecido leyes injustas como las que se imponen ahora, si en lugar de ello hubieran obedecido “con responsabilidad”, como pide la Secretaria General del PP, todavía habría esclavitud, todavía los negros serían considerados seres de rango inferior, y las mujeres ni podrían votar ni tomar decisión alguna sin el permiso de sus padres o maridos.

¡Ya está bien de obedecer a los tiranos que gobiernan contra el pueblo! Hay que reclamar sin miedo elecciones generales para acabar con la estafa electoral protagonizada por el PP y con la ineficacia y corrupción de los partidos instalados en el sistema nacido de la transición, hay que abrir paso a una nueva Constitución que salvaguarde de verdad nuestra soberanía nacional y el ejercicio de los derechos básicos, que combata la corrupción como a un cáncer maligno, que obligue a respetar los principio de equidad y justicia fiscal, que proporcione nuevos medios de participación social y ciudadana… que no permita nunca más la vergüenza de estar gobernados por un presidente al que le dé igual que hayamos perdido la libertad.

Quienes nos imponen estas políticas cuentan ya con un determinado grado de respuesta y rechazo social (“pueden hacer mil marchas, mil huelgas, nada cambiará”, decía Menem en julio de 1997 en la Argentina que sufría entonces lo mismo que ahora los pueblos europeos). Por eso no basta con respuestas aisladas y desunidas. Hay que reaccionar frente al tirano con el único medio al que nunca podrán vencer: la máxima unidad ciudadana, la desobediencia civil y el sabotaje pacífico, siempre pacífico, y democrático de sus normas e imposiciones. Sin miedo y con esperanza, porque Gandhi lo dijo bien claro: “Siempre ha habido tiranos y asesinos, y por un tiempo, han parecido invencibles. Pero siempre han acabado cayendo. Siempre”.

Fuente: Dominio Público.

30 junio 2012

¿Eurócratas de Izquierda?

Filed under: Artículos de opinión — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 10:52

“Hay dos formas de conquistar y esclavizar a una nación, una es con la espada, la otra es con la deuda”. John Adams, Presidente de los Estados Unidos.

Por Emilio Pizocaro

Es increíble constatar que la izquierda institucional en España no se pongan de acuerdo en lo primordial. ¿ Que hacer con el Euro? ¿Debemos impulsar la salida o hay que quedarse con la moneda única?
Esto ocurre justo cuando España está técnicamente en depresión económica y es intervenida por el FMI y el BCE . Esto ocurre justo en los momentos en que la zona euro puede entrar en un escenario aún peor; la deflación. Justo cuando hay analistas, de todo signo, que le dan poca vida a la moneda inventada por el capitalismo financiero europeo.
Quien da en la diana es el periodista José Manuel Martín Medem. En un reciente artículo titulado “El embrujo abrazador de Euro”, Martín Medem afirma :“…la elaboración de un programa político ( de la izquierda) tropezaría con una pregunta que sólo tiene el debate como respuesta: ¿qué hacemos con el euro?…”
Es verdad. La confrontación de dos puntos de vistas en el debate de la Fundación de Investigaciones Marxistas abre un tema de difícil encaje .


DOS PUNTOS DE VISTA ANTAGÓNICOS
Por un lado el sociólogo Armando Fernández Steinko y el economista Ricardo García Zaldívar, sostienen, en este orden, que :“…la izquierda NO debe proponer la salida del euro” y “rechazar el euro es como rechazar el capitalismo…”.
Por el otro Pedro Montes y Jorge Fonseca afirman “…tenemos que marcharnos del euro que nunca debió nacer y que la izquierda nunca debió aceptar…” y que “…le entregamos a la burguesía las armas para acosarnos”, “…No podemos pagar la deuda y ( debemos) romper con el euro, es lo único que le permitiría a la izquierda salir de esta perversidad…”.
Quizás lo más patético es que tanto Steinko como Pedro Montes comparten sillas en la coordinadora federal de la asociación Socialismo 21 y tienen en la práctica posiciones antagónicas.
En este asunto la diferencia de opiniones parece ser fundamental, porque tiene que ver con la instrumento que tiene el neoliberalismo para imponer sus políticas de recortes. Esta herramienta se llama Euro.
La financiarización de la economía ha marchado a paso de ganso gracias a la moneda única. Difícilmente la “burbuja inmobiliaria” habría crecido tan rápido y con una magnitud tan desproporcionada sin los prestamos en euros de la banca alemana y francesa. Hoy, la potencia hegemónica que usa la divisa, como una moderna división panzer,  para arrasar con los restos del soberanía nacional , es el capital financiero germano de la Merkel.

LA HISTORIA DEL PROGRAMA DE ALLENDE
Perdonadme, pero creo que la siguiente historia puede explicar mi punto de vista.
“En el año 1950 , comunistas, socialistas e izquierdistas encabezados por el Doctor Salvador Allende , elaboraron un programa para una Revolución Democrática en Chile. Ese programa definía con claridad quienes eran los enemigos fundamentales de pueblo o dicho de otra manera quienes eran las fuerzas económicas y políticas que impedía el progreso del país. En Chile como en toda América Latina , era y es, el imperialismo y las oligarquías criollas aliadas a la potencia imperial.
Una clave del programa de la revolución democrática era la nacionalización de las riquezas naturales, empezando por el cobre, que se hallaba en manos de compañías norteamericanas.
Allende fue a las elecciones presidenciales con ese programa y no logró superar el 5 por ciento. Pero no se dejó abatir. Tenía claro que el camino sería largo. En septiembre de 1970, 20 años más tarde, el Doctor Allende llegó al gobierno con el mismo programa anti-imperialista, que fue su bandera de lucha política.
El “Chicho Allende ” estaba apoyado en una amplia coalición de izquierda, que por 1.000 días plantó cara al imperio con el cumplimento estricto del programa prometido; el programa de una revolución democrática, popular , anti-imperialista y anti-oligárquica . El imperio dominaba sin contrapesos en Latinoamérica y todos sabemos que paso… Washington respondió con el golpe y la muerte.”
El caso chileno es digno de atención. El programa de Allende era el resultado de un análisis acertado de las contradicciones tanto secundarias como principales de la sociedad chilena.
En ese sentido la nacionalización del cobre y la riquezas naturales eran determinantes para la soberanía económica . Si no se materializaban no había progreso para Chile. Tanto es así, que la nacionalización del cobre fue votada por la unanimidad del Congreso, incluyendo los votos favorables de la derecha. Esa extraña unanimidad fue el resultado de largos años de pedagogía política de las fuerzas de izquierda.”
A que viene el cuento chileno. Volvamos a España pues. Así como en Chile la nacionalización de cobre fue la clave para el desarrollo económico, en la España de hoy la clave para salir de la crisis y desatascar el desarrollo de las fuerzas productivas es la salida del Euro.


HAY QUE SALIRSE DEL EURO
España no tiene otra salida . Debe salirse del Euro y no se debe pagar la deuda. Además es una deuda que debe auditarse porque está demostrado que se trata de una estafa de la Banca, que ha funcionado con lo que se llama esquema ponzi o estafa piramidal.
Sin lugar a dudas la salida de euro como bandera y la vuelta a una moneda nacional que sea símbolo de la soberanía económica , podría permitir crear un gran frente político y social que se oponga a la dictadura de los mercados financieros.
La indefinición de la izquierda institucional en este punto puede resultar muy grave. En Francia y Alemania los neo-fascistas han levantado la bandera de la salida del euro y están creciendo ante nuestros horrorizados ojos, recordándonos un pasado cercano.
El columnista estrella del más importante semanario alemán, el Spiegel, Wolfgang Münchau nos pide tener presente que el ascenso del nazismo en Alemania en la década del 30 tuvo entre otros responsables al “ SPD – socialdemocracia alemana- por haber tolerado la política económica deflacionista del socialcristiano conservador Heinrich Brüning durante la República de Weimar”.

SIN SOBERANIA ECONÓMICA NO HAY SOBERANIA POLÍTICA
En medio de una crisis sistémica del capitalismo, la historia tiende a repetirse. Tenemos una izquierda institucional timorata, sin un programa que apunte a los enemigos fundamentales y por lo tanto sin capacidad de crear un frente social y político creíble. Ciertos intelectuales vuelven a confundir política con ojo táctico. La historia demuestra que no hay táctica que valga sin una estrategia consistente.
No confundamos. La Europa de los mercaderes no tiene nada que ver con la Europa de los pueblos. Lleva razón Samir Amin. El proyecto europeo actual se erige sobre la lógica de profundizar el poder de los monopolios: “No hay moneda sin Estado, ahora bien, no hay Estado europeo, y la perspectiva de que surja está excluida de lo posible. El euro es una moneda administrada unilateralmente por el capital de los monopolios; el estatuto del Banco central Europeo lo prevé precisamente. “
Sin soberanía económica, no hay soberanía política . Hoy la realidad canta. Para sacar a España de la crisis es necesario ejercer la soberanía., tanto la política como la económica. Una no se entiende sin la otra. El resto es un exceso de prudencia conservadora.
Para avanzar en un proceso emancipador necesitamos unir a amplios sectores del pueblo con un proyecto de desarrollo económico. La única elección que tenemos es levantar la bandera de la salida del Euro y elaborar un programa para una revolución democrática.
Entre la política de la avestruz  y la audacia que propone Samir Amir, yo me apunto con la audacia.

Fuente: #Constituyentes.

21 abril 2012

ACOSO POLÍTICO E INSTITUCIONAL SOCIOPÁTICO.

Filed under: Artículos de opinión — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 13:58

El sociópata es ese individuo verdaderamente absorbido en sí mismo sin conciencia ni sentimiento alguno hacia los demás y para quién las reglas sociales no tienen ningún significado. Yo creo que la gran mayoría de nosotros conoce o ha estado en contacto con individuos sociopáticos sin siquiera saberlo. [Wendy Koenigsmann]

ACOSO POLÍTICO E INSTITUCIONAL SOCIOPÁTICO.

Por Mª Ángeles Sierra

La actual situación política e institucional de nuestro país, al menos para mí, no deja de ser altísimamente preocupante. Tanto es así, que a pesar de mi fuerte carácter forjado a través de muchos años de soportabilidad de insoportables injusticias tanto en mi entorno de conocimiento como en mis propias carnes, empiezan a parecerme menudencias irrisorias si las comparo con ese pozo negro y sin salida en el que con tanto descaro y a la vez tan sibilinamente nos están arrojando.

Acostumbro, como imagino muchos ciudadanos acostumbramos, a tomarme los vaivenes de la vida con una gran dosis de sentido del humor, mientras siento que no todo está perdido y es posible seguir construyendo y caminando. Pero en esta ocasión, hasta mis terapéuticas reservas humorísticas se están terminando, entre otras cosas porque el camino a recorrer, o esa cosa llamada futuro, no lo percibo tan claro.

Otras veces, la rabia ante las injusticias que detecto desde mi análisis y racionalización de determinados acontecimientos es tal, que me siento en disponibilidad de crecerme emocionalmente y arremeter desde lo más profundo del alma a través de la acción que convenga y de la palabra, contra todo aquello que nos amenaza, sin perder para ello de vista mis derechos y obligaciones.

Pero esta vez es distinto y creo que a muchos más como yo, ciudadanos de bien, solidarios, desinteresados, buscadores de la verdad, de la armonía y desarrollo social; amigos del equilibrio, de la justicia y del reparto; defensores de la libertad y de la dignidad humana como bienes más preciados, también les está pasando. Y es que ante tanta ignominia y ante tan inesperado y brutal acoso político, económico y mediático, nos estamos agotando.

Los gobiernos tumban las naciones y nosotros somos los perseguidos, los acusados, los divididos, los expoliados, los finalmente castigados en todas las dimensiones por sus consecutivos, evitables, negligentes y crueles errores, que no podrán perdonar ni su Dios ni nuestra historia.

Aunque sin nosotros, no son nada, se han convertido en nuestros dueños, sirviéndose para ello unas veces de nuestra condescendencia y las más de nuestra ignorancia.

Hablan, dirigen y ordenan en nuestro nombre y sin nuestro consentimiento, como si los ciudadanos fuésemos menores tutelados incapaces de participar de una forma activa soberana en la toma de nuestras propias decisiones, mientras nos van imponiendo, tasas, repagos, recortes, desahucios, congelaciones salariales; pérdida de derechos laborales, sanitarios y sociales; obediencia y pensamientos limitados, todo en nombre de la imposición del pago de unas deudas externas primeramente inventadas, que finalmente, sí crearon, en definitiva, porque nuestro nada respetable sistema, ese que visten de democrático, se ha convertido a través del siempre denunciable y despreciable acoso, en imperdonable tirano.

Frivolizan con nuestro dolor y sufrimiento, nos burlan sin importarles habernos robado hasta la mínima consolación que es la esperanza, mientras traicionan sus propia dignidad humana al demostrarnos que no son los mismos dependiendo de su posición ante su propia palabra, con lo que a mí ya me ha quedado claro que su persistente y tenaz acoso ciudadano, ese que vienen ejerciendo desde los poderes del Estado es además el clarísimo y evidente síntoma de un diagnóstico sociopático perverso e incurable, del que cuanto antes, por nuestra propia supervivencia y para no contaminarnos, habremos de liberarnos.

Vientos del pueblo me llevan,

vientos del pueblo me arrastran,

me esparcen el corazón

y me aventan la garganta.

 

¿Quién habló de echar un yugo

sobre el cuello de esta raza?

¿Quién ha puesto al huracán

jamás ni yugos ni trabas,

ni quien el rayo detuvo

prisionero en una jaula?

(Miguel Hernández)

27 marzo 2012

EL DÍA 29 TODAS Y TODOS PODEMOS Y DEBEMOS HACER ALGO.

Filed under: Artículos de opinión, Llamamiento — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 13:47

 

Por Mª Ángeles Sierra.

El próximo día 29 nos sobran razones para secundar la huelga general, desacelerar el mercado o dar la espalda a las instituciones tanto públicas como privadas que nos están pisoteando.

El desempleo mantiene su constante al alza, las ayudas sociales a la baja, los recortes de derechos son cada vez más notables, el aumento impositivo de los impuestos indirectos es para muchos ciudadanos prácticamente insostenible y la disparidad entre las clases sociales altas y bajas es cada vez más bárbara.

Durante décadas, millones de ciudadanos hemos estado aportando beneficios económicos para este supuesto estado democrático de derecho en forma de tributos locales, autonómicos y estatales o en forma de un precario desarrollo social, educativo, económico y sanitario, no sin sacrificio e incluso rendición por parte de los ciudadanos afectados si nos comparamos con el gasto invertido por otros países del entorno, pero al parecer nada ha sido suficiente.

Se nos impone más sacrificio, mayor precariedad laboral, menos garantías sanitarias, educativas y sociales, aumento de la jornada laboral, reducción y/o supresión en la práctica se pensiones por las que toda una vida hemos ido aportando y reducciones de cobros a mayores horas de trabajo. En definitiva, hemos dejado de ser ciudadanos de pleno derecho para ser míseros esclavos bajo el dominio absoluto de unos (des)gobiernos cada vez más tiranos.

Mientras tanto, en el otro lado de la balanza, las grandes fortunas no pagan. Evaden sus capitales a paraísos fiscales, acumulan deudas millonarias al sistema sanitario en concepto de impagos a la Seguridad Social, que a nadie salvo a ellos se permite, perciben prestaciones públicas millonarias con las que nunca articulan mejora social alguna. El entramado empresarial recoge alborozado el despido y la precarización laboral que no admite pudores, ni acata recetas morales

La Monarquía y la Iglesia atrapan millones y privilegios imposibles de calcular dado el oscurantista entramado de que disponen y de la fuerza del poder político, prácticamente totalitario que los mantiene.

Grandes Fundaciones y ONGs, siempre vinculadas a esos dos grandes partidos que se turnan en el poder gracias a nuestra inocencia y contención, controlan económicamente sectores enteros a los que nunca van a parar ayudas directas, efectivas, reales y mucho menos dineros, convirtiendo su derroche en caridad, -que no es caridad ni de lejos-, desde su amplio escaparate de manejar sentimientos.

La Banca, no conforme con haberse quedado con miles de casas de los ciudadanos, con las que les engañaron en el momento de atraparlos tras venderles el sueño de la felicidad sempiterna les sigue teniendo asfixiados en forma de deudores eternos, después de haberles desplumado y haberles arrojado de sus propias viviendas.

Retienen los créditos extraídos de nuestro sacrificio y nuestro dinero para quienes más necesitan mantenerse en esta cuerda floja cada vez más peligrosa de recorrer y aquí no pasa nada. Pero lo que ya más ofende de la banca es que haya tenido incluso la desfachatez vergonzosa de haber transformando a espaldas de sus ahorradores clientes, las cantidades ahorradas de muchos años de sacrificio y trabajo en inversiones basura, de las que ya no pueden hacer uso por mucho que se encuentren laboral, económica y socialmente ahogados.

Ni siquiera son dueños del resultado del ahorro de tantos años de trabajo. Pero aquí no pasa nada, al parecer sigue siendo legítimo y legal que seamos expoliados.

Y después vienen los insuperables prestidigitadores de nuestras cada más alicaídas esperanzas, los insostenibles políticos, los sindicalistas de altura, los grandes ejecutivos y directores públicos, los que reparten el bacalao pescado por todos nosotros y que acaban comiéndose ellos en cuatro o cinco bocados. Parlamentarios, ministros, consejeros, alcaldes, concejales, directores generales, asesores y un sinfín de “ores” devoradores, -quizás expertos en como esquilmarnos y descalabrarnos-, para quienes no es incompatible, al contrario que al resto de los mortales, acumular varios cargos públicos y políticos siempre bien remunerados, eso sin contar su cada vez más insana experiencia en generar y beneficiarse de los millonarios gastos varios, prevaricaciones y cohechos, como no, autorizados.

Los representantes de medios de (in)comunicación y (des)información masiva, -bien alimentados, en detrimento de miles de auténticos profesionales del periodismo, cuando no explotados desempleados-, cual eficientes lacayos de cuantas manos les van dando de comer, por pasar de ser portavoces ciudadanos a roncos e incomprensibles megáfonos, aun a riesgo de resultarnos cada vez más vomitivos, sin más pudor que el de la desvergüenza, ya se encargan con sus medios de irnos manipulando, para convertir en silencio, un imparable y lamentable drama social, para muchos insospechado.

¡El día 29 todas y todos podemos y debemos hacer algo!

2 marzo 2012

¡Dios nos pille confesados!

Filed under: Artículos de opinión — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 14:26

 

Por Mª Ángeles Sierra

El poder de los menos sobre los más, cada vez es más asfixiante. La línea divisoria entre lo asumible y lo inasumible ha sido traspasada sin decoro y sin decencia por parte del bipartidismo imperante, siempre al servicio del poder y del dominio del desalmado, embrutecido y descarnante sistema capitalista que ya no guarda reparo ni en engullirse a si mismo.

Mientras cientos de miles de ciudadanos ya han tocado el profundo fondo de una insostenible crisis económica, devastadora, frustrante, desmotivadora y discapacitante, estamos aún por ver desde la misma profundidad la verdadera crisis de eso que algunos maestros del birlibirloque han dado en llamar, el Estado de Derecho, cuando cada vez es más palpable que en este Estado ya no nos asisten a los ciudadanos, ni uno solo de los supuestos derechos establecidos.

Los cada vez más empobrecidos y embrutecidos medios de comunicación, siempre al servicio lacerante del cada vez más menguado poder bipartidista establecido, intentan incesantemente a través de sus pantomímicos personajes, -adscritos de forma directa o indirecta, como no podía ser de otra manera, a sus partidos-, hacernos ver que esto se limpia ocultando la perversión y sacrificando a cuatro de sus expiatorios chivos, sacados, -como no-, de su manada de insaciables lobos enfurecidos.

Se me vienen dos casos que están hoy a la orden del día en todos los medios de comunicación, con los que por cierto, nos tienen muy distraídos, tras los cuales gravita un mismo principio: La corrupción. El caso de Urdangarín y el de Garzón, al parecer dos ciudadanos muy pillos, que al final no están siendo más que tapadera de cuantos vienen moviendo los hilos.

La pasta gansa y pública que el Sr Urdangarín se cobraba por meros informes plagiados de internet y elaboración de proyectos inasumibles, entre otras muchas imposibilidades, es sin duda indecente pero no más, que la misma pasta gansa obtenida en similares circunstancias a través de muchas organizaciones de renombre de este país a las que nunca se investigará y de las que nunca se dirá nada. ¿Cuántos proyectos millonarios conveniados con organizaciones a través de administraciones, nacionales, autonómicas y locales se han perdido en los cajones del olvido? ¿Durante cuantas décadas? ¿Quiénes fueron los chupópteros y los tiralevitas que los auspiciaron? ¿Seremos capaces de cuantificar siquiera el volumen de los fondos siempre públicos malversados?

¿La sentencia por prevaricación de las escuchas llevadas a cabo por Garzón, a cuántos, desde cuando, hasta cuando, por cuantos jueces en España, se viene practicando?

No seré yo quien defienda a la contra, lo que al parecer ya está probado pero ¿por qué estos dos personajes y ahora? ¿Cuánta mierda se esconde debajo? ¿Es acaso esto reflejo de la ejecución a través no del garrote vil, sino del vil garrotazo sobre dos de sus mismas marionetas para seguir operando, robando, engañando mientras aparentan los mismísimos pecadores que están libres de pecado? ¿A qué viene tan incomprensible escándalo mediático?

A ver si va a ser que manchando solo a dos, subsisten, se olvidan y se perdonan el resto de los pecados. Si es que ha de ser así… ¡Dios nos pille confesados!

Older Posts »