Diversidad funcional o la autogestión individual de nuestras vidas.

15 septiembre 2009

Lo último en lo que piensan Fabra y Amorós es en solucionar para siempre esos "problemillas" de los "quejicas" y "pesaos" de los minusválidos.

 

Portada > Opinión

Insensibilidad municipal

14/09/2009

Ximo Gonzalez Sospedra JOAQUÍN González Sospedra *

Edición impresa en PDF

Página 22 edición papel

Esta noticia pertenece a la edición en papel.

Ver archivo (pdf)

La denuncia de un colega en la radio ha propiciado un titular tan patético como acertado: "Personas con algún tipo de discapacidad de Castellón denuncian la falta de sensibilidad del Ayuntamiento por permitir que los vehículos aparquen en las rampas de la zona del barrio de La Guinea". Igualmente, criticaba la insensibilidad del equipo del alcalde, Alberto Fabra, al no cumplir la promesa de colocar todos los semáforos acústicos en la ciudad. El listado de "insensibilidades" de los equipos de gobierno capitalino del PP se prolongaría hasta el infinito si nos propusiéramos elaborarlo: empezando por el boicot a la ley de la dependencia, continuando por el abandono de las plataformas de los autobuses urbanos y acabando por el incumplimiento de todas las normas autonómicas de eliminación de barreras urbanísticas y arquitectónicas. Lo último en lo que piensan Fabra y Amorós es en solucionar para siempre esos "problemillas" de los "quejicas" y "pesaos" de los minusválidos.

¿Y por qué actúan así? Para mí tiene una explicación muy sencilla: porque necesitan poder "vender" sus eternas promesas cuando vienen las elecciones. Así de simple y así de cruel. Por ejemplo, ahora podrán prometer que los semáforos sonoros los colocarán si ganan en el 2011; que arreglarán las plataformas de acceso al bus y que arreglarán todos los problemas de los discapacitados en la "legislatura siguiente" si ganan. Aplican la misma máxima de aquel comercio que tenía un letrero que rezaba: "Hoy no se fía; mañana sí"; y ese mañana no llegaba nunca porque siempre se leía hoy. A estos Fabra, Gallén, Moliner y demás fenicios del siglo XXI los discapacitados, viejos y resto de marginados, les interesan el trimestre previo a las elecciones.

Lo bien cierto es que el nivel de "cabreo" y "hartura" de afectados y familiares está a punto de desbordarse. Es hora ya de perder el miedo y pasar del cabreo a la acción de denuncia y reivindicativa. Hace falta ya el voto de castigo a tanta burla y negligencia.

* Exdiputado del PSPV-PSOE en las Corts Valencianes

14 septiembre 2009

Festival Internacional de Música Clásica de Salzburgo.

Filed under: Accesibilidad., Barreras, Denuncia pública, Discriminación — teuladi @ 22:48

 

image

LOS DISCAPACITADOS AL MARGEN EN EL FESTIVAL DE SALZBURGO.

 

El festival de música clásica de Salzburgo se celebra cada año, entre los meses de julio y agosto, de gran calidad y prestigio es mundialmente conocido por los amantes de la música clásica. A la sombra de Mozart, la ciudad se convierte en una fiesta en torno a la música; estrenos de operas, novedosos montajes, excelentes solistas, entre otros. Son varios los escenarios en los que se desarrolla la programación del festival, junto a la música autoridades, gente conocida, alfombras rojas, champagne, bombones, glamur y fotógrafos todos confluyen en una ceremonia de culto a la música. Pero no todo es tan perfecto, ni está tan organizado. Este año he asistido al festival de Salzburgo, y he comprobado que la organización de este evento, coloca a los discapacitados al margen, las entradas que se venden para personas en sillas de ruedas tienen un precio inferior, pero estas localidades están en los pasillos, es decir que se venden los lugares de paso como entradas, donde la visión del escenario es bastante precaria. Así en la sesión inaugural, con la opera Theodora en el Grosses Festspielhaus, habíamos cuatro personas en silla de ruedas que tuvimos que esperar a que entrará el último espectador y salir los primeros, por estar nuestras localidades, junto a la puerta de entrada en un lugar de paso. En la Domplatz que es la plaza de la catedral acondicionada con gradas y un escenario para las representaciones, en las esquinas de la primera fila, era el espacio reservado para los espectadores en sillas de ruedas, la visión era pésima. Por allí, pasaron autoridades, políticos, famosos, periodistas, pasando y mirando, como sí ese fuera el estado natural de las cosas; los lisiados de la corte en un rincón y los nobles exhibiéndose.

En la Europa civilizada del s. XXI, después de más de dos siglos de las revoluciones que proclamaron la igualdad de todos los ciudadanos, se siguen produciendo estas situaciones de injusticia. Las artes en general y la música en particular, no solo pueden ser un alegato estético, sino también ético a favor de una sociedad más justa, sin excluidos.

La organización del mundialmente conocido Festival de Salzburgo debe de corregir estas desigualdades y habilitar espacios en los auditorios, para que los discapacitados no sean espectadores a l margen del festival.

Gloria Lucena Fernández.

Festival Internacional de Música Clásica de Salzburgo.

 

image

LOS DISCAPACITADOS AL MARGEN EN EL FESTIVAL DE SALZBURGO.

 

El festival de música clásica de Salzburgo se celebra cada año, entre los meses de julio y agosto, de gran calidad y prestigio es mundialmente conocido por los amantes de la música clásica. A la sombra de Mozart, la ciudad se convierte en una fiesta en torno a la música; estrenos de operas, novedosos montajes, excelentes solistas, entre otros. Son varios los escenarios en los que se desarrolla la programación del festival, junto a la música autoridades, gente conocida, alfombras rojas, champagne, bombones, glamur y fotógrafos todos confluyen en una ceremonia de culto a la música. Pero no todo es tan perfecto, ni está tan organizado. Este año he asistido al festival de Salzburgo, y he comprobado que la organización de este evento, coloca a los discapacitados al margen, las entradas que se venden para personas en sillas de ruedas tienen un precio inferior, pero estas localidades están en los pasillos, es decir que se venden los lugares de paso como entradas, donde la visión del escenario es bastante precaria. Así en la sesión inaugural, con la opera Theodora en el Grosses Festspielhaus, habíamos cuatro personas en silla de ruedas que tuvimos que esperar a que entrará el último espectador y salir los primeros, por estar nuestras localidades, junto a la puerta de entrada en un lugar de paso. En la Domplatz que es la plaza de la catedral acondicionada con gradas y un escenario para las representaciones, en las esquinas de la primera fila, era el espacio reservado para los espectadores en sillas de ruedas, la visión era pésima. Por allí, pasaron autoridades, políticos, famosos, periodistas, pasando y mirando, como sí ese fuera el estado natural de las cosas; los lisiados de la corte en un rincón y los nobles exhibiéndose.

En la Europa civilizada del s. XXI, después de más de dos siglos de las revoluciones que proclamaron la igualdad de todos los ciudadanos, se siguen produciendo estas situaciones de injusticia. Las artes en general y la música en particular, no solo pueden ser un alegato estético, sino también ético a favor de una sociedad más justa, sin excluidos.

La organización del mundialmente conocido Festival de Salzburgo debe de corregir estas desigualdades y habilitar espacios en los auditorios, para que los discapacitados no sean espectadores a l margen del festival.

Gloria Lucena Fernández.

Festival Internacional de Música Clásica de Salzburgo.

 

image

LOS DISCAPACITADOS AL MARGEN EN EL FESTIVAL DE SALZBURGO.

 

El festival de música clásica de Salzburgo se celebra cada año, entre los meses de julio y agosto, de gran calidad y prestigio es mundialmente conocido por los amantes de la música clásica. A la sombra de Mozart, la ciudad se convierte en una fiesta en torno a la música; estrenos de operas, novedosos montajes, excelentes solistas, entre otros. Son varios los escenarios en los que se desarrolla la programación del festival, junto a la música autoridades, gente conocida, alfombras rojas, champagne, bombones, glamur y fotógrafos todos confluyen en una ceremonia de culto a la música. Pero no todo es tan perfecto, ni está tan organizado. Este año he asistido al festival de Salzburgo, y he comprobado que la organización de este evento, coloca a los discapacitados al margen, las entradas que se venden para personas en sillas de ruedas tienen un precio inferior, pero estas localidades están en los pasillos, es decir que se venden los lugares de paso como entradas, donde la visión del escenario es bastante precaria. Así en la sesión inaugural, con la opera Theodora en el Grosses Festspielhaus, habíamos cuatro personas en silla de ruedas que tuvimos que esperar a que entrará el último espectador y salir los primeros, por estar nuestras localidades, junto a la puerta de entrada en un lugar de paso. En la Domplatz que es la plaza de la catedral acondicionada con gradas y un escenario para las representaciones, en las esquinas de la primera fila, era el espacio reservado para los espectadores en sillas de ruedas, la visión era pésima. Por allí, pasaron autoridades, políticos, famosos, periodistas, pasando y mirando, como sí ese fuera el estado natural de las cosas; los lisiados de la corte en un rincón y los nobles exhibiéndose.

En la Europa civilizada del s. XXI, después de más de dos siglos de las revoluciones que proclamaron la igualdad de todos los ciudadanos, se siguen produciendo estas situaciones de injusticia. Las artes en general y la música en particular, no solo pueden ser un alegato estético, sino también ético a favor de una sociedad más justa, sin excluidos.

La organización del mundialmente conocido Festival de Salzburgo debe de corregir estas desigualdades y habilitar espacios en los auditorios, para que los discapacitados no sean espectadores a l margen del festival.

Gloria Lucena Fernández.

13 septiembre 2009

¡Menos hablar y más actuar, como el PSOE en Mislata!

Filed under: Accesibilidad., Barreras, Denuncia pública, Noticias — teuladi @ 23:11

 

Mislata

 

Obras denunciadas por no cumplir la ley de accesibilidad 

 

El PSPV lleva las obras de la Calle Mayor a la Delegación del Gobierno por incumplir las normativas de accesibilidad

 

El PSPV exigirá al equipo de gobierno del Ayuntamiento de Mislata que actúe urgentemente y modifique las obras de la calle Mayor al estimar que van contra el plan de accesibilidad y provoca una seria barrera arquitectónica para discapacitados y personas con movilidad reducida, incumpliendo un requisito como es el de la accesibilidad, que justificaba la necesidad de estas obras”.

El secretario general del PSPV local, tras la reunión celebrada en la Delegación de Gobierno en la que puso de manifiesto las presuntas irregularidades de las obras, considera que “no se está cumpliendo el proyecto financiado con 600.000 euros por el Gobierno de España, recogido dentro del Plan Zapatero”. Los proyectos recogidos en este plan van destinados a mejoras urbanísticas en aspectos de accesibilidad”. Este incumpliemnto, según recordó Bielsa, podría sería motivo de la retirada de la dotación con la que el gobierno central sufraga los obras.

Por ello, Fernández Bielsa exige al alcalde de Mislata, Manuel Corredera, que “tome las riendas y ordene una modificación de la exagerada pendiente transversal de la calle” porque, según han podido comprobar, “supone un gran problema para los peatones y personas con discapacidad funcional”.

Bielsa calificó la obra de “chapuza” y de “paso atrás en el compromiso de la eliminación de barreras arquitectónicas”. Además, acusó al equipo de gobierno de “improvisar absolutamente en todo a pesar de las advertencias de las asociaciones de discapacitados que en su momento ya denunciaron estas irregularidades durante la ejecución de la obra”.

Los socialistas se unen a las denuncias efectuadas por la entidad Codifiva, que también denunciaba el incumplimiento de las normas de accesibilidad.

 

Noticias Relacionadas

25 junio 2009

En Alcoy siguen haciendo las obras inaccesibles, pese a lo que dice la Ley.

 

Información.es » Alcoy

ALCOY

 

Problemas de accesibilidad en las obras del Ensanche

 

 

 

Modesto Satorre en la calle Pintor Cabrera en donde denunció el incumplimiento de la normativa de accesibilidad

RUBÉN CERVERA

 

M. VICEDO

Un grupo de personas minusválidas y miembros de APDA (Asociación de Personas con Discapacidad de Alcoy) han denunciado al Ayuntamiento que las obras de mejora de las aceras de las calles del Ensanche, como son Pintor Cabrera y Cid, no cumplen la normativa de accesibilidad.

Según indicó Modesto Satorre, "estas obras no están realizándose correctamente, ya que, según la normativa, la rampa para los vados no tiene que invadir la banda por donde circulamos los peatones". En este sentido apuntó que, "en los vados se tiene que hacer una pequeña rampa de subida a la acera y luego seguir recto". De este modo, "los que vamos en sillas de ruedas podemos pasar sin que corramos el peligro de caer debido a la pendiente de estas rampas", apuntó. Es por ello que han presentado una denuncia al Consistorio "para que lo hagan bien y cumplan con la normativa y con el respeto a los derechos humanos de las personas en igualdad de condiciones". Asimismo, lamentó que "se pierda la oportunidad de hacer unos accesos adecuados con la ayuda del Plan Zapatero", aseveró.

15 mayo 2009

Los vigilantes de los parquímetros multan sin razón ocho veces a una minusválida

Filed under: Barreras — teuladi @ 10:44

Los vigilantes de los parquímetros multan sin razón ocho veces a una minusválida  (Imagen: M.S.)

Ampliar foto

 

El coche de Montse, el pasado lunes. (Imagen: M.S.)

  • El minusválido puede aparcar sin comprobante en zona azul o verde.
  • Montse dice que los agentes de Barcelona desconocen esta norma.
  • Ha tenido que recurrir hasta ocho multas en un año.

MAICA LÓPEZ. 13.05.2009

Este año, los vigilantes de zona azul y verde de Barcelona han impuesto ocho multas a una minusválida. "Señor agente: soy minusválida, no me multe. Gracias. (Evítese la multa y evíteme hacer el recurso)". Al texto le sigue la transcripción del decreto 97/2002, de 5 de marzo, que autoriza a las personas con disminución y tarjeta de aparcamiento a estacionar su vehículo "sin limitación de tiempo y sin comprobante".

Montse sabe que el recurso lo tiene ganado de antemano

Éste es el cartel que, plastificado, luce Montse desde hace algunos días en su coche, junto a una tarjeta de aparcamiento de la Generalitat para personas minusválidas. Y es que en lo que llevamos de año, ha tenido que recurrir ocho multas que le ha impuesto en Barcelona por estacionar su coche en zona verde o azul. La última, el pasado lunes.

Montse sabe que el recurso lo tiene ganado de antemano. "Pero es agotador, me hacen perder tiempo y dinero. Cada vez que me ponen una multa tengo que hacer una copia, fotocopiar la tarjeta, ir a Correos y enviar una carta certificada al Instituto Municipal de Hacienda", se quejaba ayer la conductora a 20 minutos.

Basta ya de acoso y discriminación a los minusválidos

Montse lamenta la "ineptitud o mala leche" de algunos agentes que "desconocen" la norma y la multan casi cada día que va a trabajar en coche. Y ha impuesto una queja formal al responsable de movilidad del Ajuntament. "Basta ya de acoso y discriminación a los minusválidos", solicita.

Artículos relacionados