Diversidad funcional o la autogestión individual de nuestras vidas.

25 julio 2010

No es casualidad… es un largo proceso de trabajo, esfuerzos, recuerdos y sentimientos

Filed under: Reconocimiento — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 18:45
De un amigo  vagabundo tras la libertad y de esta amiga.
Firma: Teuladí
(Réplica al escrito del amigo Teuladi)
http://diversitatfuncional.blogspot.com/2010/07/no-es-casualidad.html

Me alegra comprobar cómo día a día regresas de ese viaje involuntario, muy cercano al otro lado de la frontera y que, poco a poco, el esfuerzo y tesón por ganarle la partida a quien te quiso llevar se está ganando, aunque sea lento, pero veo que constante. Estás pasando de la otra parte del muro a esta; de la incomunicación casi total, excepto la que podías expresar con tu leve movimiento de cabeza y ojos a la que te dan las palabras, tus escritos y seguro muchos sentimientos y recuerdos.

Gracias a un único médico-maestro que confió en tus posibilidades cual alumno con autismo, pudiste elegir en ese Hospital tu opción y finalmente estar con los tuyos, donde debes, donde sientes y creces, junto a los tuyos, Reme, Otto…. e incluso la fiel amiga María, que nunca te dejó y que hizo de celestina, de mensajera cuando la gente le preguntaba por tu evolución y tu lucha con esa grave oponente que quería dominarte y llevarte.

Sin duda alguna, María debe y tiene que ocupar un sitio muy privilegiado en ti, Teuladi. Se lo ganó…como tú el estar al día de hoy aquí; en este lado del muro. Bienvenido una vez más y como bien dices… NO ES CASUALIDAD.

Un abrazo, amigo Enric. Un beso para María (estaría bueno :-P)

Para ambos este que sigue, retazo de palabras y sentimientos muy bien unidos.

(Contra-réplica de María)

Preciosas y certeras palabras Manuel. Aunque no me siento merecedora, en esta ocasión, por la parte que me toca, gracias por ello, también. Yo solo tuve miedo a perder a un amigo de verdad y a una persona intégra, porque de esos ya no abundan y afortunadamente ganó la emoción y el deseo de que así fuera, gracias a su férrea voluntad y a todo el amor familiar que le rodeaba.


La tarde en que tras meses, Enrique llamó a mi teléfono y solo pudo decirme: “Hola María” y echarse de lo emocionado que estaba a llorar comprendí porque tantas veces  anteriormente me decía: "Lo que nos sujeta a la vida, no es tanto creer en Dios, como creer en el hombre, en el verdadero sentido del hombre que siempre es posible". Entendí lo que era asumir un compromiso con el HOMBRE y con la VIDA.

Son tantas las cosas que desde la sencillez y a través de un trasto como este cacharro, sin a penas conocernos presencialmente que me ha ido durante años enseñando y demostrando día a día, que consiguió que creyera en él, como en el mismo hombre que él cree y sintiera que es posible que ese tipo de hombres se repitan y en ti, amigo, una vez más se ha repetido también.

Besos a los dos y a cuantos hombres (o mujeres) que como vosotros lleguen a cruzarse en mi vida.

Anuncios

13 julio 2010

Aquellas pequeñas cosas

Filed under: Reconocimiento — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 11:28

Por Manuel Rodríguez

Vagabundo tras la Libertad

Sé, amigo, que este examen pasado inmediato, el que afrontaste contra la muerte y a la que venciste, te ha hecho más fuerte aún, a pesar de que la batalla fue muy dura, pero exitosa al fin y al cabo. Por ello estoy seguro que sabes paladear aún con más placer y con mejor valoración esas pequeñas cosas que conlleva el día a día y que seguro reafirmarán tu condición de buena persona, a la par que sabrás elegir lo importante, lo esencial y lo cercano. Las muchas nimiedades secundarias que decoran nuestra existencia deben quedar a un lado, pues para nada sirve hurgar en ese absurdo juego de mediocridad, medias tintas, intolerancias, descréditos, campañas publicitarias llenas de burbujitas multicolores pero sin cohesión; aptitudes que chocan con las actitudes y que no son ni más ni menos que indicativos de nuestras pobres exigencias éticas.

Confío también en que sabrás olvidar esas palabras y frases escritas en mala hora, esas palabras inacabadas que no merecen ser recordadas, esas dudas de compañeros y nombres de falsos amigos; incluidos demasiados silencios dilatados y demasiadas veces complacientes.

Amigo, te queda la vida y con ella, como antes comentaba aquellas pequeñas cosas, aquella esencia que entraña la propia vida; la de los tuyos, la de tu entorno próximo. No malgastes tu tiempo en iras, ni siquiera en posibles cobros de deudas pasadas, tampoco en tristezas no comprendidas ni empatías mal interpretadas. Es un tiempo perdido inútil y ello no satisfará ni tu valoración actual ni la que le importa a los que te quieren bien y seguro están atentos a posibles tropiezos.

Mira adelante y olvídate de miserias humanas, aunque a veces se sienta vergüenza ajena, inconfesable pero ajena y pelleja. Olvídalas porque no es esencia; no es pureza, a pesar de que a menudo se sienta un desconsolador malestar y una profunda sensación de dolor en el alma.

Los falsos credos, las hipócritas alabanzas que llenaron las bocas de algunos no deben coartar tus ganas de luchar contra tu enfermedad actual, ni cansarte y minarte en batallas de desacuerdos del género humano y muchas veces teñidas de mentiras y campañas innecesarias. Esas diferencias, reflejo de la diversidad ética del ser humano no deben desgastar a quien ha sabido afrontar con tanta dignidad su pasado y su presente límite con lo que irremediablemente a todos nos llegará, pero que en la actualidad tuvo que marcharse. Ahora sigues en el mundo de los vivos, con sus diferencias y analogías; con sus miserias y grandezas; con sus injusticias y nobles coherencias; con sus mentiras y honestas miradas; con sus promesas incumplidas y hombros de apoyo; con sus cobardías y exceso de valentía; con sus insensateces y la lógica más edificante; con sus desatinos y aciertos plenos; con sus falsas filosofías y pura honradez ética; con sus hipocresías y honradez extrema; con sus prejuicios y abrazos solidarios; con sus vergüenzas ajenas y admiración secreta; con sus resentimientos y bondades ante el perdón…Elige, vive. Sé que lo harás bien. En ello y en ti confío.

Para ti, Teuladi, de un amigo.

3 junio 2010

De tal palo, tal astilla. Dos ejemplos a seguir.

Filed under: Reconocimiento — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 14:06

Convertimos en entrada por su natural y espontánea belleza y calidad humana  el precioso y emotivo  mensaje que Hector envía a su padre publicamente en la entrada  “El daño cerebral y sus consecuencias más inmediatas” que Enrique (Teuladi) ayer desde el Hospital Aguas Vivas nos enviaba.

Ambos pueden estar orgullosos de ambos como lo estamos nosotros también por haber tenido la suerte de aproximarnos a semejantes tallas humanas. (MASH)

________________

Hola papà,

Estic molt orgullós de tu, però t’hauré de dir el mateix que sempre m’has dit:

Molt bé, és la teua obligació i ho has fet molt bé, però saps que pots fer-ho millor 😉

Ací et deixe una cançó que sé que t’agrada,

Una besadeta, i fins demà

Hèctor

Lluis Llach Verges 2007 . Viatge a Itaca

 

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca
debes rogar que el viaje sea largo,
lleno de peripecias, lleno de experiencias.
No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,
ni la cólera del airado Posidón.
Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta
si tu pensamiento es elevado, si una exquisita
emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.
Los lestrigones y los cíclopes
y el feroz Posidón no podrán encontrarte
si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,
si tu alma no los conjura ante ti.
Debes rogar que el viaje sea largo,
que sean muchos los días de verano;
que te vean arribar con gozo, alegremente,
a puertos que tú antes ignorabas.
Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,
y comprar unas bellas mercancías:
madreperlas, coral, ébano, y ámbar,
y perfumes placenteros de mil clases.
Acude a muchas ciudades del Egipto
para aprender, y aprender de quienes saben.
Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca:
llegar allí, he aquí tu destino.
Mas no hagas con prisas tu camino;
mejor será que dure muchos años,
y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,
rico de cuanto habrás ganado en el camino.
No has de esperar que Ítaca te enriquezca:
Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.
Sin ellas, jamás habrías partido;
mas no tiene otra cosa que ofrecerte.
Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.
Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,
sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.
Konstantínos Kaváfis.

17 mayo 2010

Bienvenido amigo “canalla”

Filed under: Homenaje, Reconocimiento — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 13:41

 

Por Manuel Rodríguez González

Apenas acaba de comenzar el día de hoy cuando he abierto un correo de una amiga de hace apenas… lo que llevamos de año, pero que parece la conozco de toda la vida.

La muy “descarada” me hizo sentirme celoso cuando hablaba de un apuestoImagen014 caballero, altanero él y al que seguro por falta de recursos le pusieron un apoyo de aluminio, en lugar de un bastón majestuoso, como se aprecia en una imagen reciente; más que para apoyarse para reflexionar y comentar sus vivencias, sus guerras íntimas, sus lastimeras experiencias con el lado oscuro del debate entre la vida y la muerte. El muy “canalla” encima aparece en una foto espléndido y con un tipo y un garbo que ya le gustaría a este quejoso que escribe, pues he cogido unos kilos improductivos y almacenados por lo que pueda pasar. El muy “canalla” como digo, además mira atento a la cámara que le dispara para dar a conocer su victoria frente al enemigo poco amistoso y que pretendió coger una cosecha que ni mucho menos era la apropiada, ni el momento, ni siquiera con el fruto aún vendido.

Dicen que su teléfono cayó al agua, pero yo se bien que no fue así. El teléfono quiso y pretendió que ese altivo hombre desfalleciese y se diese por vencido tras un ataque asesino coronario y otro cobarde cerebral. Su teléfono quiso vengarse pero tras comprobar como día a día recuperaba sus funciones cognitivas y ejecutivas, su habla, su consciencia y expresividad, incluso lo más difícil en estos duros momentos  su sonrisa, tras tan duros y emotivos momentos, como digo su teléfono finalmente se derrumbó y fue como sin explicación alguna se suicidó en el líquido que acabaría con su microelectrónica para siempre. El teléfono no cayó al agua. El teléfono se arrojó a ella, mientras ese hombre observaba complacido como su voluntad, su fuerza interior y coraje habían ganado la partida a un enemigo despiadado y que ataca por la espalda.

Espero que ese “canalla” pronto acuda a estos terrenos baldíos por cierta ignominia y aburrimientos múltiples. Será el momento de mirarle de frente, cara a cara y decirle : Bienvenido “canalla”, bienvenido amigo, hace tiempo que se te espera, paciente de continente pero impaciente de contenido.

Quien bien te quiere me contó, “canalla” amigo, la procedencia de tu apodo"Teuladi". Espero que ya más maduro, menos nervioso y quizás aparentemente menos frágil, ese nick, aunque tuyo y nuestro, pero parte de tu proyecto no se inquiete cual pajarillo dubitativo y sepa quien le ofende y quien le quiere.

Como digo bienvenido, Teuladi, bienvenido Enrique, bienvenido “canalla” amigo. Estamos muy contentos de recibirte.

Va por tí

 

nada es fácil y tampoco la vida
son tan duras las horas, tan largas las esperas
que andas así, bailando
como un pez en la mano o un papel en el fuego.
que este tiempo sólo y sólo de nieblas
nunca consiga paralizar tus pasos
y andes así encerrado
como el mar en las conchas o el grito en las
campanas.
busca la gente de mañana
la que tiene en sus manos las olas de la vida.

Pablo Guerrero: Busca la gente del mañana

Fuente Vagabundo tras la libertad.

16 abril 2010

A LA NANA NANITA NANA

Filed under: Reconocimiento — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 20:55

En la tarde del miércoles  14 de abril de 2010, fecha históricamente  emblemática para nuestro país, nació Otto para satisfacción y deseo de su abuelo Enrique, nuestro siempre luchador  compañero aun  convaleciente, quien pletórico y feliz hoy  nos comunicaba  la buena nueva.

Nuestra felicitación a los nuevos papás y por extensión  a toda la familia de Otto a quien le deseamos una vida próspera y feliz  que seguro tendrá y nuestro caluroso abrazo a ese abuelo repleto  de amor, voluntad y de esperanza, con esta preciosa  nana que seguro cantará muchas veces a su ya tercer nieto Otto.

¡¡¡ENHORABUENA!!!

4 abril 2010

HOMENAJE DE LA LIBERTAD PARA UNA PERSONA CORAJE .

Filed under: Reconocimiento — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 1:23

 

Por Manuel Rodriguez

Parece mentira cómo se me sigue erizando la piel al escuchar las palabras que en boca del inigualable Serrat, prestadas del gran poeta Miguel Hernández, se reproducen en el vídeo que se anexa al final. Como el primer día, siendo apenas un niño, al escuchar esas bellas palabras, al paladearlas, la sensación de carga emocional y de fortaleza por lo que se cree parece contagiarme y me llena de una buena dosis de empatía y asertividad por causas en las que creo. Causas quizás utópicas, pero merecedoras de intentar ser conseguidas.

Son palabras que aunque escritas hace 70 años, calan el alma en tiempos donde la locura y el sentido individualista priman y empujan soterradamente a quienes seguimos absortos en no saber a qué se juega en esta sociedad marchita de valores e ideales, donde prima la lujuria de llegar el primero y, por ende, ser el único, a no se sabe dónde…

Miguel Hernández con estas palabras que siguen creó una oda a la decencia, a la lucha y al coraje y nos inundó sin él habérselo propuesto ni saberse conductor, de un sentimiento de tesón y de confianza plena en lo que debe ser la lucha diaria, la no tregua cuando la causa es justa, cuando se necesita de justicia; esa que sólo la otorga la consecución de una verdadera libertad; esa que últimamente muchos tenemos la sensación de estar bastante talada y que, como expresa el poeta, esperemos retoñe, porque aún tiene vida. Malos tiempos, sin duda alguna para la libertad.

Sin darme cuenta tampoco pude ni quise reprimir el evocar a un hombre que como Miguel es alicantino; un hombre que seguro es un luchador nato; que se retiró a un aposento obligado, por lo que no me permitió más que conocer su tarjeta de presentación, aún a pesar de estar plena de un futuro generoso y solidario.

Espero que retoñes pronto con la mirada que da la calma de sentirse experto en viajes allende este mundo, pero que tu fuerza vital, tus ganas de luchar y el no saberte rendido han podido hacer que regreses acá; a pesar de esos inefables obstáculos que nos imponen las tasas que conlleva la vida misma.

Espero y deseo que pervivas mucho tiempo por aquí, para que eches una mano a esa libertad que necesita savia regenerada. Espero que sin prisas pero sin pausa revivas esas ganas que me cuenta alguien que siempre te tiene presente, que te siente maestro; y padre amigo sin ella saberlo; no por la diferencia de edad sino por la experiencia que le das; por tu bravura al enfrentarte a esa enfermedad que te golpeó y te noqueó sin avisar, pero que finalmente no ha podido contigo.

Espero también que con el quehacer y talante de esa otra, seguro, gran persona, mujer y acompañante en tu vida, salgas pronto de ese refugio obligado. Y así asentado y fortalecido sigas con tu lucidez plena para enseñarnos a muchos y guiarnos a no pocos a seguir trazando camino.

Espero que te asientes pronto, te agarres a Remedio, que no al “remedio” y estés aquí, al menos a ratos, acompañándonos a algún que otro aprendiz de futuro buen ciudadano.

Aunque no tengo confianza ni siquiera charle contigo de tú a tú; tan sólo unos pocos emails de acercamiento, quiero sentirte como amigo y decirte que ánimo, que sigas avanzando despacio, pero avanzando; sin prisas pero adelantando; sin correr pero llegando, agarrado a tu esposa y amiga Remedios, que ya te llevará de la mano para acercarte a otra gran persona; una tal María que se le olvida que ella a veces también necesita apoyo y se olvida de si misma y es que, seguro la contagiaste con tu saber mirar y paladear lo bueno de la vida; a esa que te aferras con tanta energía porque como el poeta sabes que con la vida conseguirás esa libertad que tanto amas; la de sentirte satisfecho contigo y con los demás.

Enrique, un abrazo desde la ternura, de quien te siente amigo; aún sin habernos dado opción ni siquiera a discutir. Te esperamos pacientes, pero con mucha ilusión de ese duro viaje obligado.

Otro abrazo enorme para Reme, que seguro también se siente fuerte a pesar del susto que le has dado.

Manuel.

PD: Cuando te aconseje tu corazón, escucha este tema y verás la emoción contagiosa que se siente al notar el camino paralelo que trazan hechos y palabras.

PARA LA LIBERTAD

23 enero 2010

“Al amigo le doy todo porque no me pide nada”. (Teuladí)

Filed under: Reconocimiento — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 13:14

Para tí amigo, con la confianza y la certeza  que solo la verdadera amistad otorga, de que pronto estarás con nosotros, porque eres un gran luchador y vencedor sin límite de las adversidades a que la vida, sin más,  a todos nos somete.

Nuestra energía, nuestro cariño, nuestra lealtad, nuestra amistad y nuestros buenos deseos están en todo momento a tu lado porque tu también nos enseñaste y sabes  poner, depositar  y derrochar como nadie,  todas esas fuerzas en cada uno de nosotros como ejemplo de amistad.

Petonets.

Dedicado a nuestro buen compañero y mejor amigo  Enrique (Teuladí)

13 enero 2010

Dedicado a nuestro compañero Enrique, que esperamos vuelva muy pronto

Filed under: Reconocimiento — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 23:22

Nuestro compañero Enrique Rubio, para mi además de compañero, amigo, hermano y padre a la vez hace pocos días sufrió una enfermedad por la que está hospitalizado. 

Confiamos en su pronta recuperación.

Amigo,  te  echamos de menos.

Mucha fuerza Enrique, toda nuestra energía, nuestra fuerza y nuestro amor, en la distancia, pero siempre a tu lado y  junto a tu familia.

Esta canción en la sintonía de nuestros blogs y la grandeza que tu mismo representas es para tí.

Te queremos

27 septiembre 2009

Mucho amor y muchas gracias, además de toda mi alma.

Filed under: Reconocimiento, Reflexiones — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 10:06

En ocasiones la vida nos enfrenta a grandes reveses difíciles o duros de afrontar, pero que finalmente son siempre afrontables porque forman parte de la naturaleza misma. Situaciones que por lo que tienen de humanamente especiales nos ponen al límite de nuestras habituales posibilidades. El tiempo pasa, la vida se regenera y transforma. Querámoslo o no, poco a poco y hasta la transformación definitiva, nos cambia.

También en ocasiones el miedo a lo inesperado, al cambio, a la transformación, a lo inevitable, se apodera de nosotros, sin siquiera darnos cuenta. Es cuando queremos darnos cuenta, cuando nos descubrimos a todas luces descontrolados, incapaces de asumir el dominio sobre nosotros mismos y nuestras emociones. Es cuando el desorden se ha apoderado de nuestra templanza, de nuestro sosiego y de nuestra calma, cuando descubrimos, -aunque no siempre-, cuanto pasa, que no es ni más ni menos que cuanto había  de suceder.

No han sido pocas las veces en que debido al cúmulo de circunstancias que me han rodeado, me he sentido así, perdida, disconforme, dolida, indispuesta, para acabar finalmente combatiente y  reconfortada.  No serán pocas posiblemente las ocasiones en que vuelvan a repetirse este tipo de accidentales situaciones a las que habré de enfrentarme, cada vez con más y mejor preparación hasta que las fuerzas fallen.

Momento a momento la vida se construye, se destruye y se reconstruye nuevamente, sin que siquiera seamos capaces en la mayoría de ocasiones de percatarnos de ello, hasta que no llega ese tiempo de meditación o de reflexión unas veces espontáneo y otras forzado a través de las circunstancias, que nos hace sentir la vida con distinto aroma, color y sabor.

Es en los duros momentos donde una siente quienes con su propia identidad ocupan el lugar de la verdadera familia y los verdaderos amigos; el espacio de las personas nobles, que te ofrecen y reciben con su entrega la dosis necesaria de apoyo, compañía y comprensión que todos en varios momentos dados de la vida, sin excepción, necesitamos.

Es preciso reír, llorar y reflexionar para sentir, como es preciso sentir para llorar, reír y reflexionar plenamente. Pero lo más importante y difícil tal vez sea, aprender y a su vez enseñar a mantener la serenidad, la paz, la coherencia, la ecuanimidad y la calma.

A cuantos en algún momento de mi vida o de otras vidas contribuyeron y seguirán contribuyendo a mantener esas fuerzas que no son ni más ni menos que el apoyo en el reconocimiento y dominio de las emociones y el consuelo, desde la autovigilancia, mucho amor – símbolo de esas fuerzas- y muchas gracias.

A la persona que me motivó esta entrada, que es el hombre de mi vida, toda mi alma.

M.A.S.H

2 julio 2009

Adios a una gran mujer, Pepita Paideia

Filed under: Reconocimiento — Mª Ángeles Sierra Hoyos @ 23:59
Falleció ayer en el hospital Universitario de Salamanca, a la edad de 64 años, la educadora anarquista natural de Salamanca (1944 – 2009)
La dilatada carrera profesional y social de esta excelsa mujer está íntimamente ligada a la Escuela Libre Paideia, de la que es fundadora, junto con su compañera Concha Castaño y Mª Jesús Checa. Paideia forma parte de la tradición de las escuelas racionalistas que los anarquistas introdujeron en España entre finales del siglo XIX y principios del XX. Josefa Martín –Pepita– quizás sea, desde los tiempos del pedagogo Francisco Ferrer y Guardia (1859-1909), la persona más influyente y conocida del mundo libertario dedicada a la educación.

La actividad educadora de Pepita empieza en Fregenal de la Sierra (Badajoz), en los albores de la democracia, cuando dirigía la ecuela-hogar “Nertóbriga” y trató de que el alumnado tuviese una educación integral, donde la formación de la persona y la adquisición de valores fuesen las pautas a seguir. Esta forma de entender la educación hizo que “las fuerzas vivas”, en palabras de ella, de la zona exigiesen su cese inmediato. Fue tal la escandalera que se montó que el tema llegó incluso a plantearse en el Congreso de los Diputados, en una interpelación al gobierno de Suárez por un diputado socialista. La experiencia vivida quedó plasmada en su primer libro: Fregenal de la Sierra, una experiencia de Escuela en libertad (Campo Abierto Ediciones, 1978).

Poco después, en vista de que dentro del sistema educativo oficial poco o nada se podía hacer para tratar de que la educación fuese algo más que adquirir conocimientos, fue cuando en compañía de las pedagogas Concha Castaño y Mª Jesús Checa decidieron fundar una escuela diferente, y así nació, en la localidad pacense de Mérida, en enero de 1978 la Escuela Libre Paideia (la diferentes etapas de la escuela se pueden ver en su web).

Pero Pepita no solo se dedicó a la educación sino que, en el campo socio-político, fue una activa militante feminista, miembro del colectivo Mujeres para la Anarquía, formado por mujeres pertenecientes al Colectivo Paideia.

Pepita tiene, no nos acostumbramos a hablar en pasado, una extensa bibliografía y era una articulista irredenta. Al libro que ya hemos comentado anteriormente (Fregenal de la Sierra…) hay que añadirle otros títulos: Desde nuestra Escuela; Intento de Educación Antiautoritaria y psicomotriz; La escuela de la anarquía; Paideia, una escuela libre; 25 años de educación libertaria…. La aportación de esta mujer, por tanto, a la pedagogía libertaria ha sido amplia, seguramente haya escrito más que ningún otro anarquista español sobre la educación. Una amplia muestra de sus escritos se pueden encontrar en la web de Paideia.

La Confederación Regional de Extremadura de la CNT se suma al dolor de sus allegadas y allegados, especialmente del Colectivo Paideia y de las alumnas y alumnos de la Escuela Paideia con el deseo que la obra que Pepita Martín empezó tenga su continuación para que las nuevas generaciones de niñas y niños puedan tener la oportunidad de conocer y vivir una escuela diferente, creada por una persona excepcional.

Gracias, Pepita. Que la tierra, compañera, te sea leve.

Los seres humanos podemos elegir muchas cosas y otras muchas no; pero indudablemente sí podemos elegir cómo queremos vivir y por ello vamos realizando elecciones desde que nacemos. Nuestras elecciones, nuestra capacidad de libertad de elección entra generalmente en confrontación con las limitaciones que las normas sociales nos imponen. El ser humano debe mantener una lucha constante entre lo que quiere, lo que puede y lo que debe; es decir, entre su libertad, la libertad de los demás y las coacciones que constantemente le presionan”.

Josefa Martín Luengo. Educar en valores

Older Posts »